El Padre Rubén Vargas Candón, párroco de la Palma y director espiritual de las cofradías de Algeciras.
El Padre Rubén Vargas Candón, párroco de la Palma y director espiritual de las cofradías de Algeciras.

El Padre Rubén Vargas Candón, párroco de Nuestra Señora de la Palma, en Algeciras (Cádiz) es un ferviente admirador de la obra de ese gran jesuita que fue el Padre Jorge Loring, S.J. autor de “Para salvarte” una enciclopedia de la fe católica que lleva más de millón y medio de ejemplares vendidos.

Cuando el Padre Loring tuvo conocimiento de que unos terroristas habían hecho uso del internet para cometer atentados, hizo la siguiente reflexión:

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

«Si el internet sirve para cometer crímenes…¿Por qué no habrá de servir para predicar la Palabra de Dios?»

Considerando que el pensamiento sin la acción resulta estéril, el dinámico jesuita hizo uso de los modernos medios de comunicación para realizar un fructífero apostolado.

Y así como San Francisco de Sales utilizó la imprenta para difundir sus sermones, el Padre Loring utilizó cuando medio moderno de comunicación tuvo a su alcance para difundir la doctrina católica.

Pues bien, el Padre Rubén Vargas fue amigo muy cercano del Padre Loring –de quien se considera su discípulo- y, debido a la benéfica influencia de su maestro, decidió seguir su ejemplo.

Y fue así que muy pronto el Padre Rubén hizo uso del Instagram para difundir la sana doctrina, recordar efemérides históricas y presentar la semblanza del santo de cada día.

Muy pronto se hizo popular el Padre Rubén puesto que fueron miles quienes, no solamente en España, sino en varios países del Mundo Hispánico leíamos con gran interés lo que dicho sacerdote nos enviaba.

En unos cuantos años un joven párroco que ni siquiera ha cumplido los 34 años de edad se convirtió en todo un personaje dentro de los medios católicos.

Todo un personaje que en días pasados estuvo a punto de perder la vida…

¿Recuerdan nuestros amigos lectores el brutal crimen que cometió un musulmán en una iglesia de Algeciras?

Un crimen brutal que le costó la vida al sacristán de nombre Diego y que el fanático consumó mientras gritaba: “¡Alá es grande!”

Y lo peor del caso es que a quien pretendía matar el seguidor de Mahoma era al párroco o sea al Padre Rubén.

Que el Padre Rubén haya salvado la vida solamente se explica si alzamos los ojos al cielo y tenemos el valor de pronunciar la palabra MILAGRO, una palabra que a muchos ruboriza porque no es políticamente correcta.

Cuando el Padre Rubén se decidió emprender tan loable pero peligrosa andadura, sabía muy bien a lo que se exponía: Que lo descalificasen socialmente tachándolo de fanático.

Sin embargo, como a nuestro personaje no le afectan los respetos humanos, decidió seguir adelante.

Pudiera ser que ahí se encuentre el móvil por el cual el terrorista irrumpió en la parroquia armado con un machete y con el furor característico propio de aquel rabioso Almanzor que inundó de sangre a España hace más de mil años.

La tragedia que le costó la vida al sacristán y que estuvo a punto de convertir al Padre Rubén en un mártir nos ofrece dos reflexiones:

*PRIMERO: La necesidad apremiante de hacer de los medios modernos de comunicación para difundir y defender la sana doctrina; tal y como lo hicieron San Francisco de Sales, el Padre Loring y el Padre Rubén.

*SEGUNDO: La necesidad también apremiante de que las autoridades españolas restrinjan toda inmigración procedente del mundo musulmán. Una inmigración nociva que no solamente pertenece a otra cultura sino que se comporta como el perro que muerde la mano de quien le da de comer.

A diferencia de nuestros hermanos de Hispanoamérica (Ejemplo: colombianos, bolivianos, peruanos, mexicanos, paraguayos, ecuatorianos, etc. Etc.) Que hablan nuestro mismo idioma y profesan nuestra misma Fe, los musulmanes forman parte de un mundo descaradamente hostil.

Un mundo hostil que no solamente rechaza integrarse en España sino que –envenenados por el furor de la yihad islámica- harán hasta lo imposible por destruir al pueblo que los recibe.

Comentarios

Comentarios

Abogado, historiador y periodista. Editorialista de el Heraldo de México (1973-2003). Colaborador de varias revistas mexicanas y españolas. Corresponsal en México de la revista Iglesia-Mundo (1981-1994). Autor de 'La cruzada que forjó una patria' (1976); 'Forjadores de México' (1983); 'Los mitos del Bicentenario' (2010) e 'Isabel la Católica. Su legado para México (2013).