“No podíamos estudiar en Erbil. Necesitábamos esta casa para seguir estudiando y estamos muy agradecidas por esto”. Así lo cuenta Hiba, que lleva más de un año viviendo como refugiada. Tiene 21 años y estudiaba ingeniería medioambiental en la Universidad de Mosul. Después de que ISIS invadiese la ciudad donde residía tuvo que trasladarse a Erbil, donde no podía continuar con sus estudios universitarios.

Ella es una de los 400 estudiantes que acoge la Iglesia católica caldea para que sigan con sus estudios en la Universidad de Kirkuk. La mayoría de sus familiares viven refugiados en Ankawa (Erbil), el barrio cristiano de la capital del Kurdistán iraquí, pero ellos han tenido que desplazarse para no abandonar la universidad.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora
Hiba, refugiada y estudiante de ingeniería medioambiental/ Actuall
Hiba, refugiada y estudiante de ingeniería medioambiental/ Actuall

Kirkuk está situado a unos 30 kilómetros del frente con el Estado Islámico, donde los estudiantes pasan entre cinco y diez días. Luego vuelven a Erbil para ver a sus familias, según han explicado las jovenes estudiantes a los voluntarios de MásLibres.org que se encuentran en Irak llevando a cabo su proyecto ‘Navidad entre Refugiados’.

“Los hemos recibido y al principio yo mismo les proporcioné alojamiento en hoteles”

En concreto, Monseñor Yousif Thomas Mirkis, arzobispo de la Iglesia católica caldea de Kirkuk, ha sido el principal encargado de costear el alojamiento de estos universitarios desde septiembre de 2014. “Los hemos recibido y al principio yo mismo les proporcioné alojamiento en hoteles”, explica el arzobispo a los voluntarios de MásLibres.org, con quien también han tenido la oportunidad de hablar.

Mirkis en el despacho de su residencia, en Kirkuk (Irak)
Mirkis en el despacho de su residencia, en Kirkuk (Irak)/ Actuall

En el año académico 2014-2015 había 142 estudiantes acogidos, pero este curso el número ha aumentado notablemente. “Este año se les animó a no quedarse en el refugio de Erbil y ellos mismos pidieron venir”, remarca Monseñor Mirkis.

Acogen a estudiantes de varias religiones

La iglesia Caldea no solo acoge a estudiantes cristianos. Recibe a jovenes de otras religiones, como musulmanes o yazidíes. El arzobispo ha explicado que “es algo muy importante para el futuro de Irak y sobre todo para el futuro el de estos jovenes”. Hacía falta buscar los medios necesarios, “es por ello por lo que me fui a Occidente, para tratar de recaudar fondos para ayudarlos”, explica el arzobispo.

“Actualmente son 370, pero estamos a la espera de otros 30, que no tardarán en llegar»

En cuanto al gasto, por cada estudiante se calculan aproximadamente 8 euros al día entre alojamiento, comida, transporte e Internet. Mirkis ha aclarado que “al ser refugiados no tienen absolutamente nada” y él se encarga de “proporcionarles todo lo que necesiten”.

Los estudiantes pasan diez meses al año en Kirkuk, el tiempo que dura el año universitario. De esta manera, la suma asciende a unos 2.400 euros anuales por persona. “Actualmente son 370, pero estamos a la espera de otros 30, que no tardarán en llegar”, comenta Monseñor Mirkis.

Comentarios

Comentarios