El arzobispo de Kirkuk (segundo por la izquierda) visita las casa de estudiantes invadidas por Estado Islámico /Facebook
El arzobispo de Kirkuk (segundo por la izquierda) visita las casa de estudiantes invadidas por Estado Islámico /Facebook

Los estudiantes cristianos huidos de Kirkuk con motivo del ataque perpetrado por el Estado Islámico en las últimas horas siguen trasladando los pormenores de su odisea para poder escapar.

Ahora que ya se encuentran a salvo, Actuall ha podido saber por mediación de Eduard Pröls, director para Alemania de la plataforma CitizenGO que mantiene contacto con estos estudiantes desde que estuviera la pasda primavera en Irak, que algunas estudiantes se salvaron de forma insospechada. 

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pröls refiere a Actuall que Monally, una de las estudiantes cristianas que estaba siguiendo sus estudios a pesar de la guerra gracias a un programa del arzobispado caldeo católico de Kirkuk, ha explicado cómo los terroristas del Estado Islámico no las encontraron de milagro. 

Miembros de Estado Islámico «no supieron ni sintieron que nosotras estábamos escondidas debajo», señala una superviviente

«Estuvimos con el Estado Islámico en la misma habitación. Estuvieron sentados sobre las camas y no supieron ni sintieron que nosotras estábamos escondidas debajo», explica Monally. «La Virgen María los volvió ciegos» concluye con confianza.

«La Virgen María los volvió ciegos» concluye con confianza Monally, que era la responsable de la casa en la que convivían siete estudiantes de las decenas aogidas por la Iglesia católica en Kirkuk.

Pröls refiere a este diario igualmente otro mensaje que le han hecho llegar: «Cada noche durante el pasado curso tuvimos pesadillas sobre la posibilidad de que el Estado Islámico invadiera nuestra casa. Ayer se hicieron realidad».

El arzobispo Mirkis, en primera línea

El arzobispo de Kirkuk y obispo auxiliar del Patriarcado de Babilonia de los caldeos, monseñor Thomas Mirkis ha visitado las donde estaban alojados los estudiantes y, en un mensaje publicado en su perfil de Facebook, ha subrayado «el valor de las ninas».

«Es sorprendente que siete estudiantes pasaran 18 horas debajo de las camas sin hacer ningún movimiento», ha destacado el arzobispo cristiano caldeo.

Un plan de escape en varias fases

El arzobispo Mirkis desvela cómo el plan de evacuación de algunos estudiantes se realizó en varias fases. Tras pasar todo el viernes sin agua ni luz en el interior de las casas atemorizados, al llegar la noche y «a pesar de que los francotiradores nos disparaban», pusieron a salvo a 14 personas.

A la mañana siguiente, de una forma parecida, otros siete pudieron ser sacados de Kirkuk en dirección a Erbil, huyendo de la incursión que el Estado Islámico realizó en respuesta a la ofensiva sobre la ciudad de Mosul.

«En la oscuridad de la noche, aunque la intensidad del fuego era como lluvia, hemos sido capaces de salvarlos a todos», señala monseñor Mirkis.

También te puede interesar: 

El arzobispo de Kirkuk agradece a HazteOir.org su apoyo a los cristianos perseguidos

Comentarios

Comentarios