Jóvenes y monjas durante una vigilia.

El diario francés L’Est Républicain se hizo eco el pasado martes de que dos personas interrumpieron la celebración vespertina de la santa Misa en el convento de las monjas carmelitas de Verdún al grito de “Alá es grande”.

Los dos hombres, que posteriormente fueron detenidos, tal y como cuenta el obispo de la diócesis de Verdún, Mons. Jean-Paul Gabriel Èmile Gushing, “comenzaron a rezar en árabe durante la Misa”, y amenazaron a las religiosas con que “irían al infierno” si no se convertían al islam. Tras lo sucedido, el prelado presentó una denuncia antes las autoridades y pese a que fueron detenidos, posteriormente fueron puestos en libertad.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Las monjas carmelitas se encontraban en estado de shock tras lo sucedido, por lo que el obispo les ha dado instrucciones para aumentar la seguridad del convento. “Les dije que no tengan miedo, sino que estén atentas”, ha comentado monseñor Gushing.

A raíz de este hecho que sucedió el pasado 10 de noviembre, las monjas han extremado la seguridad y siempre hay alguien en la puerta de la capilla para controlar quién entra.

También te puede interesar:

Detenido un marroquí por interrumpir una boda en Valladolid al grito de ‘Alá es grande

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Castellano de la Mancha, estudió Letras y Ciencias Políticas, pero se gana la vida como periodista, escritor, gastrónomo y espectador del paisaje y del paisanaje. Colaborador de Actuall.