El cardenal Antonio Cañizares/Fuente:EFE.

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha llamado a la oración este martes a las 20.00 horas en la Catedral de Valencia, «por las víctimas cristianas de los atentados terroristas de Egipto, y también por todas las otras víctimas fueren de la religión que fueren o de ninguna religión», según ha informado Europa Press.

Según ha informado el Arzobispado en un comunicado, pide también «por la conversión de los que alimentan o ejercen la violencia de tantas maneras y en tantas guerras o actos de terrorismo» e invita «a los hermanos de otras confesiones cristianas o de otras religiones, a los responsables públicos, que se esfuerzan desde distintas opciones políticas por el bien común y la paz, y a la comunidad internacional que actúe por la reconciliación y la paz».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Estamos asistiendo con profundo dolor a la persecución y eliminación de miles de cristianos, más de 7.000 cada año»

«Nos han llenado de profundo dolor los terribles atentados perpetrados en Egipto contra hermanos nuestros, cristianos coptos. Los terroristas asesinos los han matado o herido por ser cristianos y por nada más. Estamos asistiendo con profundo dolor a la persecución y eliminación de miles de cristianos, más de 7.000 cada año. Lamentamos y rechazamos otros actos terroristas como los sucedidos, días atrás, en Estocolmo, Londres, y en ese demasiado largo camino de terrorismo», ha agregado.

Por ello, tras solidarizarse con las víctimas, con sus familias, con sus pueblos y países, con su dolor y con su desolación, «de manera muy especial con las comunidades cristianas que sufren persecución, ante el silencio de los que rigen los destinos de los pueblos».

Cañizares ha afirmado: «Hemos de acabar con esta locura y esta trágica carrera de odio, de negocio de armas, de intereses bastardos, de violencia desquiciada, de guerra, por ejemplo de esa terrible guerra en la que se ve envuelta y azotada tanto tiempo Siria -ahora incluso aún más castigada con la utilización cruel y criminal de armas químicas- y otras violencias desatadas que padecen otros pueblos».

«Los cristianos, ante tanto sinsentido, ante tanta deshumanización, sentimos que la oración es nuestro no a la violencia y nuestro sí más total e incondicional al hombre, a la dignidad de todo ser humano sin exclusión de nadie, porque la oración es confianza en Dios, que quiere que todo hombre viva y que ama singularmente al pobre y al que sufre», ha dicho.

Comentarios

Comentarios