El presidente turco Erdogan /EFE
El presidente turco Erdogan /EFE

La agencia de noticias Associated Press Reporter ha afirmado que el gobierno turco ha convertido formalmente otra antigua iglesia bizantina en una mezquita, una medida que se produjo un mes después de «recibir elogios de los fieles y de la oposición internacional por convertir de manera similar la histórica Santa Sofía de Estambul en una casa de oración musulmana».

Una decisión del presidente Recep Tayyip Erdogan, publicada en la Gaceta Oficial del país, en la que aseguró que la Iglesia de San Salvador de Estambul en Chora, conocida como Kariye en turco, ha sido entregada a la «autoridad religiosa de Turquía», para que se convierta en mezquita para las oraciones musulmanas.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

«Al igual que Hagia Sophia, que fue una iglesia durante siglos y luego una mezquita durante algunos más, y que había funcionado como museo durante décadas antes de que Erdogan ordenara su restauración como mezquita, la iglesia, situada cerca de las antiguas murallas de la ciudad, es famosa por sus elaborados mosaicos y frescos», anuncian.

«ESTA ES UNA PROVOCACIÓN CONTRA TODOS LOS CREYENTES. INSTAMOS A TURQUÍA A QUE VUELVA AL SIGLO XXI Y AL RESPETO MUTUO, EL DIÁLOGO Y EL ENTENDIMIENTO ENTRE CIVILIZACIONES», DIJO EL MINISTERIO GRIEGO EN UN COMUNICADO

Data del siglo IV, aunque el edificio tomó su forma actual en los siglos XI-XII. La estructura sirvió como mezquita durante el dominio otomano antes de ser transformada en museo en 1945. Una decisión judicial el año pasado canceló el estatus del edificio como museo, allanando el camino para la decisión del viernes, es decir convertirlo en una mezquita.

«Y al igual que con Hagia Sophia, se considera que la decisión de transformar la Chora en una mezquita está orientada a consolidar la base de apoyo conservador y religioso del partido gobernante de Erdogan en un momento en que su popularidad está cayendo en medio de una recesión económica», explican.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Grecia condenó enérgicamente la medida y dijo que las autoridades turcas «están insultando brutalmente una vez más el carácter» de otro sitio del patrimonio mundial de la ONU. «Esta es una provocación contra todos los creyentes. Instamos a Turquía a que vuelva al siglo XXI y al respeto mutuo, el diálogo y el entendimiento entre civilizaciones», dijo el ministerio griego en un comunicado.

Comentarios

Comentarios