El primer ministro de la República Checa, Bohuslav Sobotka, ha asegurado no querer musulmanes en su país.

En declaraciones al diario austríaco ‘Die Presse’, ha dicho: “Cuando vemos los problemas que tienen otros países europeos nuestra posición se refuerza. No queremos musulmanes en la República Checa porque son un problema”.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Sobotka lo tiene claro:“Agradeceríamos que Europa protegiera mejor su frontera. Recibir más refugiados siempre debería ser decisión de cada país”.

Y ha añadido:“La República Checa no va a acoger refugiados. Siempre hemos mantenido esa postura y la seguiremos manteniendo”, según informan desde Breitbar.

Sobre los delitos sexuales y terroristas que están afectando a Europa desde 2015, Sobotka ha insistido en que es culpa de que los refugiados musulmanes no se adaptan. 

Sobotka también ha dicho que en Chequia “no hay necesidad de llevar burkini ya que no es un Estado Islámico”.

«En Europa vemos estos problemas habitualmente y todo es debido a que los refugiados son musulmanes y son incapaces de integrarse”, ha sentenciado.

Estas declaraciones se producen en la misma semana en las que aseguró que en la República Checa “no hay necesidad de llevar burkini ya que no es un Estado Islámico”.

Hace unos meses, el presidente de la República, Milos Zeman, ya dijo que integrar a los musulmanes en Europa es “virtualmente imposible”.

La República Checa es, junto a Eslovaquia, Polonia y Hungría, uno de los cuatro países comunitarios más críticos con la política migratoria en la Unión Europea, marcada por Alemania.

Comentarios

Comentarios