La bandera del 'Orgullo gay' ondea en la casa presidencial de Costa RicaLa bandera del 'Orgullo gay' ondea en la casa presidencial de Costa Rica
La bandera del 'Orgullo gay' ondea en la casa presidencial de Costa Rica

El próximo 4 de febrero los costarricenses están llamados a las urnas para elegir al presidente del país.

Y recientemente entró en campaña la Corte Interamericana de Derechos Humanos al publicar una opinión consultiva favorable al matrimonio homosexual e instaba al Gobierno de Costa Rica a aprobarlo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Como reacción a este intento de colar por la puerta de atrás el matrimonio gay, los representantes de la Iglesia Católica y de la Federación Alianza Evangélica publicaron un documento reafirmando “el valor absoluto de la vida humana  desde su concepción (fecundación) hasta su desenlace natural”.

Católicos y evangélicos publicaron un documento mostrando su oposición al matrimonio entre parejas del mismo sexo, el aborto y la llamada ideología de género

También se exponía la oposición de ambas iglesias al matrimonio entre parejas del mismo sexo, el aborto y la llamada ideología de género y ante la celebración de las elecciones presidenciales del próximo 4 de febrero, se llamaba a todos los cristianos y a todos los ciudadanos a participar “meditando delante de Dios y de sus conciencias su voto”.

Este documento ha sido el causante de que el Tribunal Superior de las Elecciones haya prohibido a los sacerdotes y pastores “utilizar el púlpito, sitios de oración o ceremonias litúrgicas para inducir el voto de sus feligreses”.

La medida cautelar viene después de que se aceptara a trámite un amparo electoral presentado por un ciudadano de apellidos Vargas Sibaja.

Mandan a las iglesias que no difundan “manifiestos públicos que, directa o implícitamente, representen un llamado a votar por ciertos partidos o abstenerse de hacerlo por otros”

En ella se dice que las iglesias deben “abstenerse de difundir manifiestos públicos que, directa o implícitamente, representen un llamado (apoyado en razones o símbolos religiosos) a votar por ciertos partidos o abstenerse de hacerlo por otros”, según el artículo 28 de la Constitución en el que se lee que “no se podrá hacer en forma alguna propaganda política por clérigos o seglares invocando motivos de religión o valiéndose, como medio, de creencias religiosas”.

Con un panorama nada claro entre los candidatos, en el que ninguno de ellos parece acercarse al 40% necesario para ganar en primera ronda y tampoco se sabe quién podría acudir a la segunda vuelta, la Junta Electoral no quiere que supuestos comentarios en las iglesias puedan influir en el voto.

También te puede interesar:

Seis candidatos a presidir Costa Rica quieren eliminar la ideología de género en las aulas

Comentarios

Comentarios