Monseñor Martínez Camino junto a José Castro, presidente de Enraizados / Enraizados
Monseñor Martínez Camino junto a José Castro, presidente de Enraizados / Enraizados

La asociación Enraizados ha difundido un llamamiento para ayudar a varios cristianos perseguidos que se encuentran refugiados en España, pero cuyas penurias no han terminado, pues necesitan con urgencia un trabajo que les permita mantener a sus familias.

Cristian tiene familia numerosa, habla inglés y español, tiene estudios de informática y participo recientemente en una jornada sobre cristianos perseguidos organizada por Enraizados el pasado mes de marzo en Madrid, con presencia del obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Si Cristian no consigue trabajo en España, donde aún no ha conseguido el estatus de refugiado por motivos de persecución religiosa, tal vez se veaen la obligación de retornar a Ngeria o Singapur, de donde huyó con su familia.

El trabajo es fundamental para que puedan obtener la residencia y para mantener a su familia numerosa

Mataron a su hermana por no quemar una iglesia

Así empezó su calvario: un grupo radical musulmán en Nigeria le requirió que se uniera a sus filas y, para porbar su vsalía – y la fortaleza de su fe- le planteó una prueba diabólica: quemar una iglesia.

Cristian se negó a ellos, por lo que los islamistas, en represalia, decidieron asesinar a su hermana gemela. Se vio obligado a huir a Singapur. Allí conoció a su mujer, también cristiana, de familia musulmana. Cuando los familiares de su mujer conocieron que ambos eran cristianos, les propinaron una paliza y les amenazaron. Así es cómo decidieron huir y llegaron a España, donde la Misión Emmanuel se ha ocupado de acogerles.

El trabajo es fundamental para que puedan obtener la residencia y para mantener a su familia numerosa. Cristian busca trabajo en Madrid, pero hay otros dos personas acogidas en la Misión Emmanuel que tienen posibilidad de desplazarse a cualquier lugar de España.

Uno de ellos es de Costa de Marfil, uno de los países más pobres del mundo en permanente guerra religiosa desde hace años; el otro, camerunés de origen, tuvo que huir por el hambre.

Ambos tienen menos de 30 años y puedan trabajar en lo que se les ofrezca.

Comentarios

Comentarios