José Manuel García-Margallo/ Flickr

Estos días se está celebrando el Debate General en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Ana María Menéndez Pérez, la representante española en Ginebra, indicó que el ISIS centró sus ataques contra las mujeres, los ninos, las personas LGTB y miembros pertenecientes a grupos minoritarios. Sin embargo, se olvidó de manera sistemática de hablar de los cristianos.

Menéndez Pérez denunció que muchas personas de estos grupos han sido ejecutados, esclavizados y privados de los derechos humanos hasta el punto de negarles la condición de sujetos, «en una muestra paradigmática de la ideología radical que encarna ISIS».  Durante el debate también mostró su preocupación por los musulmanes de la República Centroafricana, a los que considera en una situación delicada debido a su aislamiento.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, en su intervención no hizo ninguna mención a los cristianos perseguidos ni al genocidio que están sufriendo, siendo la voz oficial de España en este órgano. Sobre todo cuando las minorías cristianas están siendo masacradas en Oriente Medio y sistemáticamente atacadas y asesinadas por Boko Haram en Nigeria.

Por este motivo, la plataforma CitizenGo está recogiendo firmas para mostrarle al ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo el descontento de muchos ciudadanos con la posición española en la sede de Naciones Unidas en Ginebra.

Comentarios

Comentarios