Adolf Hitler trazó un plan para secuestrar al Papa Pío XII

Está más que demostrado que el Papa Pío XII no coqueteó con el nazismo durante la Segunda Guerra Mundial o que no hizo nada por salvar a los judíos como han mantenido interesadamente -incluso llamándole «El Papa de Hitler»- desde corrientes progresistas en la segunda mitad del siglo XX.

Hay documentos más que de sobra que no sólo avalan el comportamiento del Papa, sino que atestiguan cómo salvó a muchos inocentes de una muerte más que segura.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

En concreto, a más de 6.000 judíos de acabar en manos de los nazis. Así lo asegura el diácono Domenico Oversteyns, que tiene en su posesión documentos con nuevos testimonios de judíos. En ellos queda constancia de la ayuda inexorable del papa Eugenio Pacelli a los hebreos.

Ya en 2014 durante el Congreso Pío XII se aportaron documentos que iban en este sentido. Pero estos nuevos archivos -revelados por Oversteyns durante el segundo congreso sobre Pío XII celebrado en Roma el pasado 2 de marzo- demuestran la existencia de al menos otros cinco monasterios que escondieron a judíos entre sus muros.

Ocultados gracias a las franciscanas

El diácono Oversteyns explica que gracias al testimonio de Vittorio de Benedetti es posible conocer que el Instituto de Franciscanas Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento acogió a Gino de Benedetti, a su esposa y a sus dos hijos.

Pío XII ayudó al 63% de los judíos que entonces vivían en Roma durante la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial

Gracias a estos papeles también se sabe ahora que en el Instituto de Adoración se ocultaron a 11 judíos de la persecución nazi.

En concreto a Lilia Coen y sus cuatro hijos (Adriana, Anna, Angela y Andrea); a la señora Sestieri con sus hijos Valerio y Giancarlo; y a la señora Lucía Basevi con sus dos hijos María Vittoria y Antonio.

En total, Pío XII y sus colaboradores protegieron y ayudaron a 6.288 judíos: 336 fueron ocultados en los colegios pontificios y las parroquias de Roma; 4.112 se escondieron en 235 monasterios; 160 se resguardaron en el Vaticano y sus sedes extraterritoriales y 1.680 judíos extranjeros fueron ayudados por la Asociación Delasem con apoyo económico del Vaticano.

Amén, una película de Costa Gavras
Amén, una película de Costa Gavras

Pío XII ayudó al 63% de los judíos que entonces vivían en Roma durante la ocupación alemana, es decir, dos tercios de los 9.975 (8.000 romanos y 1.975 extranjeros).

Además numerosos eclesiásticos se jugaron la vida por defender a los hebreos. Uno de los más famosos fue el sacerdote irlandés Hugh O´Flaherty (1898-1963). La novela que sobre su trayectoria escribió  J.P. Gallagher Escarlata y negro, serviría de guión para la película homónima interpretada por Gregory Peck

O´Flaherty, que tenía dignidad de monseñor, aprovechó sus influencias entre diplomáticos extranjeros para salvar a miles de judíos y también a soldados aliados detenidos por los alemanes.

El años pasado fue homenajeado en el Vaticano, en una ceremonia en el Campo Santo Teutónico, a la que asistieron numerosos representantes diplomáticos,según recogía Aciprensa.

La leyenda negra que pesa sobre la figura del papa Pacelli se debe a la obra de teatro, ‘El vicario’, que tergiversa los hechos, y a su adaptación al cine, ‘Amén’, de Costa-Gavras

La mala prensa que, no obstante, tiene Pio XII se debe a la leyenda negra alimentada por una polémica obra de teatro, El vicario, del alemán Rolf Hochhuth, en la que se calumnia gravemente al pontífice. 

La obra fue estrenada en los años 60 y levantó una considerable polémica, ya que enturbiaba interesadamente la figura del papa Pacelli ignorando los hechos históricos.

En 2003 el cineasta Costa-Gavras la adaptó al cine, con otra película no menos polémica titulada Amén, en la también se tergiversan los hechos reales y se ignora el decisivo papel jugado por el Vaticano durante la ocupación nazi de Roma.

Comentarios

Comentarios