Las primeras 48 horas en Irak han sido un no parar. El padre Jens y la hermana Frederica, que acogen a 45 familias de refugiados iraquíes en Solimania (Kurdistán Iraquí), han recibido en su Monasterio a los cuatro jovenes, que compartirán casa durante 15 días con los cristianos refugiados.

Tanto los mayores como los ninos dieron la bienvenida a los jovenes sorprendidos e ilusionados, sobre todo a uno de ellos, al que ya conocían,  ya que había estado el pasado mes de septiembre en Campamento Irak con MásLibres.org.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El árbol de navidad, las luces y el Belén decoran el Monasterio en estos días. Es navidad y es tiempo de esperanza. Sin embargo, para los refugiados nada ha cambiado. La situación continúa igual para ellos y es algo que les frustra y les desespera. De hecho, todos formulan la misma pregunta a los jovenes voluntarios: ¿Cuándo se va a acabar esto y vamos a poder volver a casa? Lo que más les preocupa es el futuro de sus hijos, que ahora van al colegio gracias al esfuerzo del Padre Jens.

Los jovenes de Maslibres.org en Irak
Los jovenes de Maslibres.org en Irak

A pesar de todo, las familias son cálidas y hospitalarias. Tratan bien a los extranjeros y abren las puertas de sus habitaciones sin dudarlo. Les invitan a pasar y les ofrecen el té de rigor, siempre acompañado de una bandeja de Klischa, el dulce típico navideño irakí relleno de dátiles y pistachos que todas las mujeres cocinan en estas fechas para acompañar su bebida favorita.

Papa Noel no olvida a los refugiados

Los más pequeños han dibujado con ilusión los regalos que les gustaría recibir el día 25. Los ninos se han decantado por coches teledirigidos, mientras que las ninas han pedido muñecas y, algún vestido en el caso de las más mayores. Aunque el verdadero regalo es el que los ninos les dan a los voluntarios con sus abrazos, sus besos y sus sonrisas.

Maslibres.org en Irak
Maslibres.org en Irak

Con todos los dibujos identificados, los voluntarios han recorrido el bazar del centro de Solimania con el objetivo de encontrar el regalo más adecuado para cada uno. Aunque los suyos serán los segundos que reciban, después de que esta mañana hayan aparecido en el Monasterio dos voluntarios musulmanes de la ONG STEP disfrazados de Papa Noel para repartir regalos entre todos los ninos del Monasterio. Un acto que demuestra lo tolerantes que son los kurdos con respecto a otras religiones.

Maslibres.org
Maslibres.org

Durante estos dos primeros días, el Padre Jens ha explicado al equipo los proyectos que tiene entre manos. A medio plazo le gustaría trasladar a las familias que viven dentro del Monasterio a viviendas prefabricadas. Para ello, le han dejado utilizar un terreno para construir 12 nuevas caravanas.

Con los fogones a punto, esta tarde los jovenes ayudarán a las familias con los preparativos de la cena de Nochebuena, tras la que asistirán a la tradicional misa de las 12 de la noche, a la que habitualmente asisten entre 100 y 150 personas.

Comentarios

Comentarios