Durante los últimos días se ha ido publicando que Asia Bibi, condenada a muerte en 2009 y cuyo caso está a la espera de revisión por el Tribunal Supremo de Pakistán, está alojada en el “agujero del infierno”, un módulo de la cárcel de Multán especialmente duro y carente de medidas higiénicas. Incluso aseguraban que Asia está siendo sometida a un chantaje por parte de las autoridades.

Por este motivo, el representante y director de la Fundacion para la Educación Renacimiento, Joseph Nadeem, se ha reunido con el superintendente de la prisión de Multán. Acompañado del abogado de la cristiana paquistaní, Saif-ul.Malook, visitaron las estancias donde Asia Bibi convive con otras presas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Un médico revisa la comida de Asia antes de que le sea suministrada»

Nadeem ha confirmado a MásLibres que durante la visita han comprobado que “en el módulo donde cumple condena Asia Bibi hay 120 mujeres reclusas, todas bien tratadas, pero especialmente la cristiana”. Ha confirmado que “las autoridades conocen la trascendencia del caso de Asia, razón por la que está considerada como una presa de alto perfil”.

Además, ha informado de que “un médico revisa la comida de Asia antes de que le sea suministrada y los funcionarios de la prisión cooperan en su vigilancia”. Por otra parte, Joseph Nadeem ha querido desmentir cualquier tipo de “amenaza, presión o chantaje hacia Asia Bibi”.

Un encuentro con Asia Bibi

Después de reunirse con el superintendente de la cárcel, Joseph Nadeem y el abogado de la cristiana, pudieron reunirse con Asia Bibi a quien encontraron “en buen estado anímico y de salud.” Además han observado que la celda donde vive Asia Bibi “está ordenada y limpia, y posee una estancia para dormir y un baño independiente”.

El abogado de Asia Bibi le trasladó a la cristina su absoluta convicción de que pronto estará fuera de la cárcel, pero que no por ello le olvide, y en tono de broma Asia le respondió: “Señor, yo nunca le olvidaré”.

Comentarios

Comentarios