La hija de Asia Bibi, Eisham durante el Congreso #WeAreN2016 /MasLibres.org
La hija de Asia Bibi, Eisham durante el Congreso #WeAreN2016 /MasLibres.org

Las dos hijas de Asia Bibi ya disfrutan en libertad en un país occidental que, por motivos de seguridad, Actuall se ha comprometido a mantener en secreto por el momento.

La mujer pakistaní, que se encuentra a la espera de que se resuelva la última apelación de su acusador después de que se decretara su libertad y absolución del delito de blasfemia por el que ha permanecido encarcelada desde 2009, permanece en un lugar seguro en Pakistán acompañada en exclusiva por su marido Ashiq Masih.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según ha podido conocer en exclusiva Actuall, de fuentes cercanas a la familia, junto a las dos hijas de Asia Bibi, se ha refugiado en este país occidental la familia de Joseph Nadeem, que ha sido un baluarte fundamental a lo largo de estos años de cautiverio.

La elección de este país se ha basado en dos premisas fundamentales. La primera, que en él hubiera una comunidad de cristianos de origen pakistaní suficientemente grande como para acompañar de la mejor manera la familia de Bibi en esta nueva etapa.

En segundo lugar, ha sido determinante la colaboración de las autoridades de esta nación.

Más de 150.000 personas de todo el mundo han reclamado a través del Grupo CitizenGO al primer ministro de Pakistán, Imran Khan, que se le permita a Asia Bibi salir del país tras la decisión del Tribunal Supremo de exonerarla de todos los cargos por los que estuvo condenada a morir en la horca.

También te puede interesar:

Ignacio Arsuaga: “El único pecado de Asia Bibi es ser cristiana en un país de radicales intolerantes”

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".