El eslovaco Jan Figel lidera la defensa de la libertad religiosa en el exterior de la Unión Europea.
El eslovaco Jan Figel lidera la defensa de la libertad religiosa en el exterior de la Unión Europea.

Casi tres años han pasado desde que el Parlamento Europeo reconociera de forma oficial que las atrocidades cometidas por el grupo terrorista Estado Islámico constituyen delitos de “genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad”.

La resolución subrayaba que, además de provocar infinidad de víctimas musulmanas, se estaba produciendo “un genocidio contra los cristianos y yazidíes y otras minorías religiosas y étnicas”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En dicha ocasión, el Congreso de la Unión Europea hizo un llamamiento  a los Estados Miembros a llevar “protección y ayuda, incluida protección militar” de acuerdo a las pautas que marca el derecho internacional.

La resolución iba más allá, dado que se preveían acciones legales contra los estados y los individuos que prestaran ayuda de cualquier género a la organización terrorista y se instaba a los miembros de la Unión a poner en marcha acciones destinadas a impedir que la incorporación de residentes en las fronteras europeas se unieran al Estado Islámico.

La decisión de la Unión Europea respondía de forma satisfactoria a una campaña del Centro Europeo para la Ley y la Justicia dirigido por el jurista Gregor Puppink alojada en CitizenGO para que se reconociera el genocidio.

Miembro de Estado Islámico en un vídeo de la banda terrorista/ YouTube
Miembro de Estado Islámico en un vídeo de la banda terrorista/ YouTube

Aumentan las restricciones a la libertad religiosa

La resolución preveía la creación de una figura especial, la de un Representante Especial para la Libertad Religiosa y de Credo para prevenir violaciones similares. Sin embargo, esta petición se cumplió de forma deficiente.

Se designó un Asesor Especial (rango inferior) asociado al comisario para la Cooperación Internacional y el Desarrollo, pero su mandato fue únicamente temporal, con una escasísima dotación presupuestaria y de personal y sin integración total en la estrategia y política exterior de la Unión Europea.

El anuncio se hizo con motivo de la entrega del Premio Carlomagno al Papa Francisco y el designado fue el eslovaco Jan Figel, que ejerció como comisario de la Unión Europea para la Educación Formación, el Deporte y la Cultura entre 2004 y 2009.

“El 61% de la población mundial vive en países donde no se respeta la libertad religiosa”

Tres años después, la persecución religiosa a manos del islamismo religioso no ha dejado de crecer. Según el Informe de Libertad Religiosa de la organización católica Ayuda a la Iglesia Necesitada publicado a finales de 2018, en los últimos dos años se ha producido un “deterioro importante de la libertad religiosa en el mundo, constatando que hay un desprecio cada vez mayor a este derecho”, tal y como explicaba su director en España, Javier Menéndez Ros.

De los 196 países analizados en el informe, en 38 se cometen violaciones importantes contra la libertad religiosa. De estos, en 21 se sufre persecución directa y en 17 hay discriminación a causa del credo profesado.

En función de la población, esto supone que el 61% de la población mundial vive en países donde no se respeta la libertad religiosa, lo que significa que 6 de cada 10 personas en el mundo no pueden expresar con total libertad su fe.

Enviado o Representante Especial

El martes 15 de febrero está previsto que el Parlamento Europeo vote el documento que contiene las líneas acción y el mandato que deberá asumir Jan Figel, esta vez como Enviado Especial para la promoción de la Libertad Religiosa y de Credo fuera de la Unión Europe, a propuesta del presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean-Claude Juncker.

Las organizaciones en defensa de la libertad religiosa en Europa se han debatido entre exigir que dicho encargo tuviera un rango más ejecutivo como el de Representante Especial (con más atribuciones ejecutivas que el Enviado Especial) o apoyar de momento la designación de la resolución, eso sí, reclamando que se inste a la próxima creación de esta figura más ejecutiva.

El político eslovaco Jan Figel, promociona la libertad religiosa en el mundo a petición de la UE /Flickr PPE
El político eslovaco Jan Figel, promociona la libertad religiosa en el mundo a petición de la UE /Flickr PPE

Finalmente se ha optado por la segunda, en previsión de que los eurodiputados menos proclives a apoyar estas iniciativas reaccionaran recortando aún más la atribuciones de Figel.

Así está haciendo, por ejemplo, la plataforma CitizenGO, que ha movilizado a sus seguidores europeos para que reclamen a los europarlamentarios que “soliciten el fortalecimiento y la institucionalización del mandato del Enviado Especial para la promoción de la libertad religiosa (FoRB) fuera de la UE”, en una campaña online que ha superado las 30.000 peticiones en las primeras horas de lanzamiento.

De hecho, los firmantes de la iniciativa reclaman la necesidad de habilitar la figura de un Representante Especial que, apoyado por los recursos adicionales que implica sobre la del mero enviado, lidere a la UE “en la participación de iniciativas internacionales y procesos y diálogos multilaterales con las partes interesadas: sociedad civil, representantes religiosos y cualesquiera activos que fuesen oportunos”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".