La madre de Leah Sharibu con las firmas recogidas por la plataforma CitizenGO
La madre de Leah Sharibu con las firmas recogidas por la plataforma CitizenGO

El pasado 19 de febrero de 2018 Leah y más de cien niñas fueron secuestradas, y forzadas a convertirse al Islam. La plataforma internacional CitizenGO reconoce que la única chica cristiana del grupo de estudiantes de etnia Dapchi secuestradas por Boko Haram pudo ser liberada con sus compañeras, pero no lo fue: “Boko Haram no liberó a mi hija porque se negó a convertirse al Islam”, la madre de Leah añadió.

CitizenGO ha realizado varias acciones desde que Leah fuera secuestrada, entre ellas una recogida de firmas para pedir su liberación. Sin resultados por parte del Gobierno Federal, ha demandado al gobierno nigeriano en el más alto tribunal de África occidental (ECOWAS), esperando que esto motivara al Presidente Buhari a actuar. Se lanzaron varias peticiones de oraciones vía online, también.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Durante 2018, para mostrar el apoyo masivo que esta petición generó, CitizenGO ha realizado otras acciones. Primero, las firmas fueron entregadas a embajadas de Nigeria en el mundo, como Reino Unido, Kenya, Argentina, Polonia, México, Francia y España. CitizenGO demandaba el final de la persecución religiosa en Nigeria y la liberación de Leah. Su madre también las recibió en su casa, de mano de nuestra directora de campañas en Africa, Anne Kioko.

A primeros de septiembre, en las embajadas de Nigerian en Londres y Madrid, para conmemorar los 200 días de cautiverio, CitizenGO trajo un pupitre vación, simbolizando su privación a su derecho de educación, aparte de su libertad.

El noviembre pasado, ante las Naciones Unidas en Ginebra, durante la Revista Periódica Universal para los Derecho Humanos, CitizenGO presionó para que el gobierno nigeriano fuera preguntado públicamente por este tema. Solo Montenegro y Nueva Zelanda preguntaron especificamente por ella.

Finalmente, hace no muchos días, se propagaron rumores sobre su muerte, pero fueron desmentidos tanto por el Gobierno como la familia de Leah Shabiru.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Castellano de la Mancha, estudió Letras y Ciencias Políticas, pero se gana la vida como periodista, escritor, gastrónomo y espectador del paisaje y del paisanaje. Colaborador de Actuall.