Una niña cristiana reza por la Paz/ Gustavo Kralj/Gaudiumpress

Aunque los terroristas del Estado Islámico fueron expulsados de la ciudad de Mosul (Irak) el pasado 9 de julio, los cristianos no quieren regresar porque desconfían de sus vecinos musulmanes, ya que estos los traicionaron ante los terroristas.

Así lo asegura el padre Luis Montes, sacerdote misionero del Instituto del Verbo Encarnado (IVE) en Irak, y añade que antes de la invasión de Estado Islámico en junio de 2014, Mosul “era la ciudad más peligrosa del país. Varias iglesias fueron bombardeadas y hubo sacerdotes y obispos asesinados. Cuando llegaron los yihadistas quedaban muy pocos cristianos, no sé cuántos. Algunos hablan de dos mil”. E insiste: «Ahora en Mosul no hay absolutamente ningún cristiano”.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Cristianos salvados por sus vecinos musulmanes

“Cuando nosotros pensábamos que todos los cristianos habían huido, conforme el ejército fue tomando barrios, supe de un par de cristianos que fueron ocultados por una familia musulmana, no salían nunca, no los descubrieron y así se salvaron. No sé cuántos son, yo solamente escuché de dos. Esos cristianos no están allí ahora, ya se han ido”, comentó.

El padre Montes, que estuvo hace poco en esa ciudad, indicó que “yo he hablado con muchos cristianos de Mosul, tanto en Bagdad como acá en Erbil, y ninguno de ellos me ha dicho que va a volver. Así se queden en el país o vayan fuera. Nadie les insiste que vuelvan. Es demasiado peligroso”, comentó.

Comienzan a llegar las primeras familias cristianas a los distritos del este de Mosul/ Twiiter: Iglesia Necesitada

Y señaló que para los cristianos “ha sido demasiado fuerte el hecho de que sus vecinos musulmanes, los que en teoría eran amigos, eran los que avisaban al Estado Islámico cuáles eran las casas cristianas”.

Para este sacerdote «la mayoría de los cristianos cuenta que sus vecinos les decían directamente ‘estamos esperando a que entre el Estado Islámico para robarles’, y cuando los cristianos se iban, mientras ellos estaban a un metro de la casa, entraban para saquear sus pertenencias”.

Los cristianos de la Llanura de Nínive si desean regresar

Además, el padre Montes indicó que en cambio, los cristianos que huyeron de las aldeas en la Llanura de Nínive, como Qaraqosh, sí quieren regresar e incluso hay varias iniciativas de la Iglesia para reconstruir las casas destruidas.

“Qaraqosh era una ciudad cristiana, la gente no fue traicionada por sus vecinos musulmanes. En cambio Mosul es una ciudad inmensa, de mayoría musulmana, es sunita, con mucho fanatismo”, explicó.

¿Qué será de las iglesias en Mosul?

Todavía hay partes inseguras

El padre Montes comentó que durante su estadía en Mosul solo pudo ingresar a la zona oriental porque el otro sector es inseguro. Destacó que la parte este “no está muy destruida, no da la impresión de ser una ciudad bombardeada”.

“Sin embargo han sido años durísimos, llenos de prohibiciones absurdas, llenos de dolor, de sangre y crueldad, porque habían ejecuciones públicas”, agregó.

El sacerdote del IVE dijo que visitó tres lugares: la Iglesia Virgen María, la Iglesia Espíritu Santo y el Monasterio de San Jorge. Todos han sido destruidos por el ISIS.

Ruinas de la Iglesia Virgen María / Foto: P. Luis Montes

 

Respecto a la Iglesia Espíritu Santo, comentó que “un señor me dijo que la cripta fue utilizada como cárcel y que los terroristas se tomaron el trabajo de romper todas las imágenes, las citas bíblicas, sacaron un montón de mampostería. Es una lágrima verla cómo está”.

En el caso del Monasterio de San Jorge, la parte frontal de la iglesia fue extraída, las imágenes estaban rotas y “me da la impresión que también utilizaron la parte más baja como cárcel porque allí hay nombres de cristianos escritos en los muros. Uno los reconoce porque los cristianos se ponen nombres de santos”.

Ruinas del Monasterio de San Jorge / Foto: P. Luis Montes

El misionero indicó que los sacerdotes van a pedir a una familia musulmana de confianza que las cuiden. “Por ejemplo en la Iglesia Espíritu Santo, hay tres familias musulmanas viviendo allí y la Iglesia lo sabe. No corresponde que vivan allí, pero son como una especie de guardianes”.

“En su visita, el Cardenal Barbarin llevó una pequeña imagen de la Virgen y ellos la cuidan. Se encargan de que la gente no entre a saquear, profanar o cosas peores”, comentó.

Solidaridad en medio de la traición

A pesar de que la mayoría de los cristianos de Mosul sufrieron la traición de los musulmanes, el P. Montes hizo hincapié en que también hubo gestos de caridad.

“Al lado del Monasterio de San Jorge hay una pequeña colina y allí, tras la liberación, unos musulmanes han elevado una cruz a modo de solidaridad con los cristianos. Es un gesto muy hermoso”, manifestó.

Cruz erigida por los musulmanes en Mosul / Foto: P. Luis Montes

“Ahora sabemos que hubo musulmanes que arriesgaron su vida escondiendo algunos poquitos cristianos que quedaban. Ciertamente es muy valioso y Dios se los va a pagar”, agregó el misionero.

“También sabemos que cuando los cristianos se marcharon de Mosul, hubo algunos casos en que los amigos musulmanes los acompañaron hasta la puerta de la ciudad, en un gesto muy valorado. Esto es una cosa oriental de apoyo, de cariño”, destacó.

“El hecho de la cruz en la colina es hermoso, pero no suple toda esa traición y esa gran desconfianza que hay”, afirmó el padre Luis Montes.

*Artículo de María Ximena publicado originalmente en AciPrensa.

Comentarios

Comentarios