Dos niñas rezan en las ruinas de una iglesia derruida por el terrorismo islámico.
Dos niñas rezan en las ruinas de una iglesia derruida por el terrorismo islámico.

Cientos de cristianos iraquíes participaron durante la noche del 6 de agosto en una procesión por las calles de Karamles, una ciudad en la llanura de Nínive tradicionalmente habitada por cristianos. Con este gesto, los cristianos de Karamles han querido rememorar los sucesos de la noche entre el 6 y 7 de agosto de 2014 cuando la llegada del autoproclamado Estado Islámico provocó el éxodo de miles de ellos de la Llanura de Nínive, según publica Hispanidad.

Esa noche, miles de cristianos huyeron a toda prisa de Qaraqosh, Karamles Talkief, Bartalla y otros pueblos de la zona, encontrando refugio en gran medida el Kurdistán iraquí después de que el ejército iraquí y las tropas kurdas Peshmerga se retirasen ante el avance de los yihadistas. En los últimos años, no ha habido ninguna iniciativa o declaración «en defensa de los cristianos iraquíes» que no haya hecho referencia a la necesidad de asegurar y defender la devolución de los bautizados caldeos, sirios y asirios a las ciudades y pueblos de la Llanura de Nínive.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Karamles, con los otros pueblos y ciudades que salpican la llanura de Nínive, representan las comunidades cristianas originarias de la antigua Mesopotamia. Precisamente en torno a la Llanura de Nínive, las comunidades cristianas planean desde hace tiempo el proyecto de una «región autónoma» para los cristianos como parte del sueño ancestral de un «hogar nacional» reservado para las comunidades caldeas, asirias y sirias.

Con la invasión de Estado Islámico, 1.234 casas fueron destruidas, 3.155 quemadas, 13.555 dañadas y 9.166 sufrieron deterioros parciales

Tras la derrota de Daesh en 2016, el regreso de los sacerdotes y religiosos, los cristianos desplazados por la guerra, comenzaron a volver a su tierra. Esta vuelta ha sido, y está siendo posible, gracias al proyecto de reconstrucción de la Llanura de Nínive que apoya Ayuda a la Iglesia NecesitadaIrak, y en especial, los pueblos cristianos de la Llanura de Nínive, recobran su dinamismo y actividad con el retorno de más de 8.800 familias.

Con la invasión de Estado Islámico, 1.234 casas fueron destruidas, 3.155 quemadas, 13.555 dañadas y 9.166 sufrieron deterioros parciales. La Llanura de Nínive quedó desolada, sin vida. Estas circunstancias unieron, por primera vez a líderes de la Iglesia Caldea, Católica Siria, Ortodoxa Siria, con el propósito de devolver la presencia cristiana a esta región. Fue así como surgió el Comité de reconstrucción por el que el 44,63% de las familias cristianas han regresado a Irak.

«Nunca olvidaré lo que nos ha hecho el Daesh«. Musa es un hombre pacífico y con buen humor, sin embargo, lo que tuvieron que sufrir su familia y los cristianos de Irak con los extremistas islámicos sigue despertando la ira en este hombre de 63 años. La noche del 6 de agosto de 2014 tuvo que salir huyendo con su mujer y sus seis hijos de Qaraqosh, la que hasta entonces era la mayor ciudad cristiana de Irak. El pánico ante el avance de los terroristas hizo que su familia tomara esta decisión. Dejaron todo atrás y encontraron refugio en Erbil. Allí, Musa y los suyos pasaron los primeros días durmiendo en la calle. Se calcula un total de 120.000 cristianos que llegaron en esos días de refugiados. Después compartieron una aula en un colegio con otros 25 refugiados, añade ACN.

Los años siguientes los pasaron en una pequeña vivienda con otra familia. «Ayuda a la Iglesia Necesitada» se ocupó de abonar el alquiler, como en el caso de otros miles de familias cristianas que no podían haberlo hecho por sí mismos.

También te puede interesar:

In šāʾ Allāh. Si Dios quiere, por Miguel Vidal

 

Comentarios

Comentarios