Marcha de la Fe en Mérida (Venezuela) / Foto: Facebook Voluntad Popular
Marcha de la Fe en Mérida (Venezuela) / Foto: Facebook Voluntad Popular

El misionero español que está en Venezuela, Ponç Capell, ha reconocido las dificultades que tienen para llevar a cabo su carisma con los privados de libertad, pues el Gobierno de Maduro no permite ni a capellanes ni a voluntarios ofrecer asistencia religiosa o social en las cárceles del país, señala Alfa y Omega.

Capell ha hecho estas declaraciones en una entrevista que concedió a la Oficina de Medios de Comunicación Social del obispado de Lleida, donde se encuentra de paso. “La relación entre la Iglesia y el Gobierno dificulta la realización de nuestro carisma. De hecho, la ministra encargada de las prisiones no deja que entre la Iglesia católica, pero no solo ella, sino cualquier tipo de voluntario”, reconoce.

El misionero español en Venezuela, Ponç Capell.
El misionero español en Venezuela, Ponç Capell.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Así, la labor de la comunidad mercedaria se centra en estos momentos en la formación de voluntariado y de los seminaristas para que estén preparados cuando se den las circunstancias de volver a las prisiones. Además, regentan colegios y parroquias. En los primeros trabajan sobre todo la prevención en lugares de riesgo, de modo que los jóvenes no caigan en la droga o el alcohol, que luego les lleva a la cárcel. “Les ofrecemos valores cristianos, de libertad, de trabajo, de futuro, de responsabilidad, de paz…”, explica Capell. A través de las parroquias están en distintos lugares del país como Caracas, Maracaibo o San Juan de los Morros.

“Queremos contribuir a que Venezuela no pierda la esperanza ahora que se encuentra sometido por un Gobierno que tiene apariencia democrática pero características de otros sistemas”

Sobre la situación actual que vive el país, señala que las dificultades han parado gran parte de las iniciativas pastorales que se hacían hasta el momento, pues no hay dinero ni capacidad para reunir a los grupos. “Estamos en un tiempo de supervivencia y nuestra tarea es la de acompañar a un pueblo que sufre y ofrecerle esperanza”, añade.

Y ahonda en esta segunda cuestión: “Queremos contribuir a que el pueblo de Venezuela no pierda la esperanza de la libertad, ahora que se encuentra sometido por un Gobierno que tiene apariencia democrática pero cuyas características nos trasladan otros sistemas”. Y lo dice porque en el país “no se pueden reclamar los derechos, expresar los sentimientos ni participar en el dinamismo político”.

El misionero catalán ve dos caminos para que la situación cambie: uno es el agravamiento de la crisis, que lleve al país a tocar fondo, desde donde “surja una nueva manera de conducir Venezuela”, y dos, que la gente ya está perdiendo el miedo y buscando formas y estrategias para hacerse oír.

También te puede interesar:

En Venezuela incineran cuerpos de sacerdotes fallecidos para que no sean profanados

Comentarios

Comentarios

Compartir
Castellano de la Mancha, estudió Letras y Ciencias Políticas, pero se gana la vida como periodista, escritor, gastrónomo y espectador del paisaje y del paisanaje. Colaborador de Actuall.