Monseñor Juan Antonio Reig Pla, durante la celebración de la misa en el 80 aniversario de las matanzas de Paracuellos de Jarama /Facebook
Monseñor Juan Antonio Reig Pla, durante la celebración de la misa en el 80 aniversario de las matanzas de Paracuellos de Jarama /Facebook

El obispo de Alcalá de Henares ha celebrado este domingo una misa en el cementerio de los mártires de Paracuellos de Jarama, dentro de los actos de conmemoración del octagésimo aniversario de la masacre ordenada por Santiago Carrillo por odio a la fe.

Monseñor Juan Antonio Reig Pla ha destacado que el testimonio de estos mártires supone un grito de esperanza, un caudal de alegría y un manantial de luz.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Durante la homilía, el obispo ha expresado su confianza en que, dado que la última palabra no la tiene la muerte, el grito final de los mártires, ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva España!, “es un grito de esperanza, un grito de victoria. “Nuestros hermanos mártires no amaron tanto su vida que temieran la muerte“, ha subrayado.

Reig ha continuado animando a “seguir sus huellas y hacer presente en este momento lo que fueron sus amores: el amor a Dios y el amor a España, la tierra de nuestros padres donde amaron a su prójimo, a sus familias e, incluso, a sus perseguidores“.

“Ellos quisieron trabajar por España, por el bien común como nos enseña la Doctrina Social de la Iglesia”, ha insistido en otro momento de la homilía.

Las siete fosas, destellos de luz

El ordinario de la diócesis complutense ha llamado a no llevarse a engaños sobre la naturaleza del cementerio de Paracuellos, denostado desde determinados ambientes revanchistas:

“Que nadie nos engañe, hermanos. Estas cruces blancas que salpican las siete fosas de este cementerio son los destellos de luz que reflejan la caridad del sol de justicia que es Jesucristo. En este paraje sencillo que prolonga la luz de la cruz blanca que se extiende sobre el monte brillan con luz potente todos nuestros mártires que iluminan las tinieblas de nuestra tierra y la noche cultural que vivimos en España”, ha explicado Reig.

El obispo de Alcalá de Henares ha reivindicado la herencia espiritual de los mártires de Paracuellos, al asegurar que “si grande es el patrimonio espiritual que nos han legado nuestros hermanos mártires, más grande ha de ser nuestro afán por continuar su obra de testimonio de fe, de perdón y de fortaleza en el martirio”.

“Que este lugar santo sea un verdadero lugar de peregrinación, donde podamos aprender del testimonio de los mártires y, como ellos, servir a nuestro pueblo con sus grandes amores: el amor a Dios, el amor a la Iglesia, el amor a España”, ha concluido. 

También te puede interesar:

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".