Cada ocho segundos una persona es vendida en el mundo. En 1800 pagar una esclava costaba 3.000 dólares, en el 2009, sólo 90 dólares. El tráfico humano constituye el tercer negocio criminal que más dinero da en el mundo, según el departamento de Servicios Sociales de Estados Unidos. 

De esta tragedia social nació ‘Exodus Cry’ una ONG que trabaja a nivel mundial para rescatar a mujeres y ninas atrapadas en la esclavitud sexual. Su fundador, Benjamin Nolot decidió crear la ONG después de comprobar en un viaje a Las Vegas, el horror en el que vivían las mujeres metidas en la prostitución.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Nolot afirma que su corazón se removió tanto que dejó su trabajo de empresario para ayudar estas mujeres, con una única mentalidad «como si fuera mi mujer, como si fuera mi hija».

En Camboya la explotación es de entre 7 a 13 años

Exodus Cry empezó su proyecto en Camboya, gracias a Don Brewster, amigo personal de Benjamin Nolot. Brewster trabaja como misionero en el país asiático desde 2005 para rescatar a ninas del negocio de la trata de personas. 

A los 7 años venden a las ninas para que trabajen un burdeles, a los 18 si no son rescatadas la mayoría muere

Brewster explica que hay un lema en Camboya que dice: “los ninos son oro y las ninas son un trapo”. A los 7 años venden a las ninas para trabajar en burdeles, a los 18 si no son rescatadas la mayoría muere por enfermedades de transmisión sexual (ETS), sobredosis de drogas o en el peor de los casos suicidio.

Este es el drama que sufre Camboya, la pobreza extrema hace que los padres vendan a sus hijas. Por cada día de trabajo las chicas ganan 3 dólares, y pueden alimentar a toda su familia.

El misionero cuenta la historia de Chang. Con 8 años su madre la vendió a un hombre con el que vivió tres años en constantes abusos y torturas. La madre de Chang fue encarcelada por posesión de drogas. En Camboya hay una ley que permite a las madres llevar consigo a sus hijos a la cárcel y reciben una pensión económica a cambio; la madre de Chang se llevó a su hijo pequeño. El «dueño» de Chang le permitía visitar a su madre y le pedía que por favor sacara de allí a su hermano, pero su madre se negaba, que necesitaba el dinero. 

Testimonio de una niña de 12 años: «Me compró un gordo americano exmarine, estaba en un sótano, vino todos los días y me hacía cosas»

La ONG recibió la carta de una niña camboyana de 12 años, aunque no dicen su nombre porque sigue en tratamiento. “Me compró un gordo americano exmarine, estaba en un sótano, vino todos los días y me hacía cosas. No valgo nada, soy un trozo de basura, mi vida no sirve para nada, ¿Por qué me hace esto?.

Brewster reflexiona sobre la carta de la niña: “¿Alguna vez te has sentido triste por algo?, imagina eso multiplicado por diez e intenta vivir un año entero con eso. Esta niña tiene que vivir todos los días con este dolor, realmente piensa que no vale nada, ¿cómo le explico que es el amor?, ¿cómo la salvo del trauma en el que vive?”.

IS: “Es normal esclavizar a las mujeres”

Desde la entrada de ISIS en países de Oriente Medio, Exodus Cry ha querido expandir su trabajo a Mosul, Irakl. La implantación de la sharia ha sido una condena para poblacion iraquí. El robo se castiga con la amputación de una mano, los hombres adúlteros son lanzados de los edificios y las mujeres adúlteras lapidadas hasta morir.

La mujeres y los ninos son los que más sufren. Las mujeres tienen la obligación de estar cubiertas completamente y son vendidas como esclavas sexuales a los soldados, porque para ellos «es la obligación de la mujer».

Los ninos musulmanes también sufren la esclavitud
Los ninos musulmanes también sufren la esclavitud

IS se llevó a todas las mujeres y ninas mayores de 10 años de los barrios cristianos Kurdos y se las ofrecieron a los líderes terroristas como «premios». Exodus Cry explica que la brutalidad con la que tratan los soldados a las mujeres es indescriptible, de hecho obligan a las mujeres a contarlo por teléfono para que Occidente «sienta miedo».

Una de las llamadas relata el horror: «Me han violado 30 veces en solo unas horas». La llamada grabada por la asociación se oía a la mujer llorar y suplicar: «Si sabéis donde estamos, por favor venid a buscarnos, si no podéis venir, voy a suicidarme».

IS afirma que de acuerdo con la teología islámica, es legítimo para capturar y esclavizar a las mujeres.

¿Cómo actúan los traficantes?

https://www.youtube.com/watch?v=4WmL2-nZKFQ

Los traficantes son una pieza clave para el negocio. La ONG consta de un departamento exclusivo de hombres que se infiltran como clientes para poder rescatar a las mujeres.

A estas mujeres las rompen, mental, física y psicológicamente. Sacarlas de ese estado es muy complicado. Realmente piensan que son esclavas

Benjamin Nolot fue uno de los infiltrados y explica el procedimiento. “La gravedad no es que secuestren a las chicas y las obliguen a tener relaciones. Si no que de fondo hay un trabajo de manipulación mental muy profundo”, asegura.

A estas mujeres las rompen, mental, física y psicológicamente. Sacarlas de ese estado es muy complicado. Realmente piensan que son esclavas y propiedad de su traficante.

Nolot explica los cinco pasos que siguen los traficantes.

En primer lugar reclutan a la chica, cada traficante tiene un número determinado. Durante un tiempo abusa de ella y la tortura, no tienen ni derecho a agua ni comida, ni la deja ver la luz del sol. Le hace pensar que van a morir.

Es solo una estrategia, porque después de un tiempo, suaviza el abuso, le da un plato de comida, agua y un baño. El traficante hace pensar a la chica que está siendo “piadoso” con ella y ésta empieza a crear un vínculo emocional con su raptor.

Después vuelve otra vez al primer paso, el abuso se vuelve sistemático y brutal. La chica se queda desconcertada y emocionalmente rota. Es la intención.

musulmana1
Mujer musulmana cubierta completamente / Flickr

Sin embargo, tiempo después se suaviza de nuevo la agresión. Le permite tener una habitación con cama, ropa y alimentos. La manipulación mental en este punto ya es absoluta, porque para ella su circulo se ha cerrado completamente, piensa que es de su propiedad, realmente piensa que no tiene salida.

Llegados a este punto, el traficante amenaza a la chica con que va a dañar a su familia.  Probablemente, según relata Nolot, deja que la chica presencie un ataque contra un familiar suyo, para que vea que la amenaza es real y le hace ver que no tiene más posibilidades de salir de allí y ella le cree.

¿Cómo responde Exodus Cry ?

La ONG actúa a través de tres premisas. La Prevención es el primer paso para poder abordar el problema del negocio sexual. Ni políticos, ni países ni la sociedad habla sobre el tema abiertamente. Por lo que desarrollan programas de concienciación, como el documental premiado con un Óscar, Nefarious, mercader de almas , para que la sociedad conozca el drama por el que sufren tantas personas.

La Intervención es el punto fuerte de la misión, y también el más peligroso. Desde la ONG explican que la única forma de poder salvar a las chicas es infiltrándose, previa investigación sobre los locales nocturnos, burdeles, salones de masaje, en las calles etc. En Camboya es más sencillo localizar estos sitios puesto que es un negocio expandido, en boca de todos. En cambio en Iraq es más complicado porque son casas particulares de familias prestigiosas y el temor a delatarles es mucho mayor.

Colaboran también con la policía. Hace dos años Exodus Cry consiguió un acuerdo que le permitían tener un programa informático de reconocimiento facial para identificar a los «empresarios» del negocio y a las personas desaparecidas, las cuales es probable que hayan sido arrastradas al negocio de la trata.

Una vez que han rescatado a la chica empieza lo que denominan la Restauración. Desde la ONG aseguran que es el trabajo más complicado. La ayuda psicológica es primordial. La ONG les proporcionan un lugar donde vivir, higiene, acceso a la educación y un trabajo.

Si todavía hay esclavitud es nuestro problema

Benjamin Nolot condena a la sociedad en la que vivimos porque es el resultado de años de una cultura hipersexualización de la mujer. “Tenemos que combatir esta injusticia con la perspectiva de que si todavía hay esclavitud es nuestro problema”.

Si se educa a la sociedad no habrá traficantes. Si la policía les persiguiera y si la ley actuara, pararíamos esta tragedia

Asegura que la sociedad nos presenta a la mujer como un objeto, «es un mal que hemos creado nosotros. Nolot afirma que “para poder acabar con la esclavitud sexual hay que rehabilitar a la sociedad».

«Si se educa a los ninos con valores para respetar a la mujer no habrá traficantes, si se condena a los existentes, la sociedad verá que la ley actúa y si la policía les persigue y no se deja sobornar, se logrará parar esta tragedia” concluye Nolot.

Comentarios

Comentarios