El Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) ha lanzado un comunicado en el que denuncia que 22.000 nigerianos era el número más elevado de personas raptadas que la organización había registrado en el mundo.

Alrededor del 60 por ciento de ellos eran menores cuando fueron secuestrados, es decir que miles de familias no saben donde están sus hijos y si están vivos o muertos, según la Cruz Roja.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Visita del presidente de la Cruz Roja

«La peor pesadilla de unos padres es no saber dónde están sus hijos. Es una realidad trágica para miles de familias nigerianas, que les deja con la angustia de una búsqueda constante», ha dicho el presidente de la Cruz Roja, Peter Maurer, tras una visita de cinco días a Nigeria.

«La gente tiene derecho a saber qué ha pasado con sus seres queridos, y hay que hacer más para evitar que se separe a familias antes de nada», ha dicho.

En su visita, Maurer se entrevistó con el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, cargos del gobierno, y varios dirigentes de la sociedad civil y del sector empresarial.

También ha hablado con miembros de familias afectados por el conflicto en ciudades del noreste: Maiduguri y Monguno, muchos de los cuales tienen familiares desaparecidos.

La gente ha sido desplazada por la lucha muchas veces, lo que dificulta la tarea de encontrar a alguien

La Cruz Roja ha dicho que varias familias han sido separadas mientras huían de ataques, y otras han sufrido la abducción o detención de sus seres queridos, sin saber de su paradero.

«La ICRC trabaja con la Cruz Roja de Nigeria, otras ramas de la organización, y Medialuna Roja en la región para rastrear a la gente que falta enseñando fotografías, llamándoles y buscando puerta a puerta en campos y pueblos», según el comunicado.

«Hasta ahora, 367 casos se han resuelto desde que la ICRC recibiera los primeros casos en 2013, subrayando los retos inmensos que supone encontrar a gente perdida y devolverles a sus familias en Nigeria», dijo.

El Teniente-General del ejército nigeriano, Tukur Buratai, dijo el Martes pasado que los militares habían hecho mucho en la guerra contra los insurgentes, aunque admitió que los esfuerzos humanitarios estaba siendo obstaculizado.

«Muchas partes del noreste del país permanecen totalmente inaccesibles a las organizaciones humanitarias. La gente ha sido desplazada por la lucha muchas veces, lo que dificulta la tarea de encontrar a alguien», añadió.

CitizenGO con Leah Sharibu

La madre de Leah Sharibu con las firmas recogidas por la plataforma CitizenGO

La Plataforma Internacional CitizenGO lleva pidiendo, en una campaña de recogida de firmas, la liberación de Leah Sharibu, que fue raptada de su pueblo en 2018, y no ha sido devuelta a él, como el resto de jóvenes de su aldea, por negarse a convertirse al Islam.

Comentarios

Comentarios