Mons. Akubuze condenó los recientes asesinatos de sacerdotes católicos en Nigeria. Concretamente los del padre David Tanko de la diócesis de Jalingo, y del padre Paul Offu de la diócesis de Enugu.

El prelado recordó que «nosotros los sacerdotes y los fieles católicos debemos predicar diariamente el mensaje de paz y justicia. Es parte del mensaje de Cristo. Es parte de la misión de la Iglesia. Como misioneros, debemos ser precursores de la justicia y la paz en nuestra tierra». También reiteró que «solo estamos interesados en vivir nuestras vidas en paz, sin temor a ser secuestrados para pedir un rescate o a ser expulsados de nuestra patria».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los secuestros con fines de extorsión se han vuelto bastante comunes y entre las víctimas hay varios sacerdotes y religiosos.

Entre ellos, el de Leah Sharibu, joven que fue secuestrada hace ya más de un año, junto a las jovenes de su aldea. Todas fueron obligadas a convertirse al Islam, pero ella se negó, razón por la cual no ha sido devuelta a su aldea, aunque hay pruebas de que está viva. La plataforma CitizenGO continúa haciendo campaña por su retorno a casa. Una iniciativa que han apoyado más de 230.000 personas.

Monseñor Akubeze añadió: «Si los líderes de un país no pueden garantizar la paz y la seguridad, no tienen derecho a utilizar el dinero de los contribuyentes para garantizar su seguridad y la de sus familias mientras el resto de los nigerianos mueren a diario». En junio, monseñor Akubeze denunció el «nivel de inseguridad sin precedentes» que afecta desde hace tiempo a Nigeria.

Comentarios

Comentarios

Miguel Vinuesa (1983, Madrid) es licenciado en Periodismo por la Universidad San Pablo-CEU de Madrid, y cursó el Máster de traducción de la Universidad de Ginebra (Suiza). Fue responsable de comunicación interna en una empresa relacionada con el mundo financiero y anteriormente ha sido parte de los gabinetes de prensa de Telefónica, la Conferencia Episcopal o la propia Universidad San Pablo-CEU. Actualmente es redactor en la Fundación CitizenGO.