Imagen de archivo
Imagen de archivo

La sección inglesa de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) denunció que los cristianos en los campos de refugiados en la República Islamista Sudán son obligados a repetir oraciones musulmanas si es que desean recibir comida.

ACN cita a una fuente, que quiere mantenerse anónima por razones de seguridad, que afirmó haber “escuchado historias sobre niños que son condicionados a rezar plegarias musulmanas antes de que se le entregue la comida. Esto no está bien. Estos niños son cristianos. Ellos deben ser respetados por eso”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

También explicó que muchos de los artículos entregados por organizaciones internacionales son vendidos en los mercados y que el gobierno “no permite que otras agencias brinden apoyo incluyendo a las agencias de la Iglesia”.

“Los refugiados deben ser tratados con genuino respeto, dignidad y sus derechos deben ser respetados”

“El gobierno sabe muy bien que la Iglesia es el cuerpo en el mundo que apoya enormemente las necesidades en todo el planeta. La comunidad musulmana tiene una caridad, por lo que los cristianos tienen una caridad, así que debe darse la posibilidad a la gente de recibir apoyo”, expresó y recordó que el niño Jesús también tuvo que huir de su país por la persecución de Herodes.

“Hacemos un llamado a la humanidad para que tenga corazón hacia los refugiados. Los refugiados deben ser tratados con genuino respeto, dignidad y sus derechos deben ser respetados. Nunca traten mal a un refugiado porque nunca sabes qué depara el mañana”, agregó.

Otra fuente consultada por ACN, que también quiere quedar anónima por seguridad, indicó que en Sudán “las iglesias están siendo destruidas, pero se dice que es por planificación urbana. No se le permite a la Iglesia comprar propiedades”.

“Se derriban iglesias cada mes pero nunca escuchas que pase lo mismo con las mezquitas”, añadió.

El gobierno da comida a las familias refugiadas, pero las raciones mensuales solo duran dos semanas

En los campos de refugiados en Khartoum, la capital de Sudán, hay cerca de 700 mil cristianos de Sudán del Sur que huyeron por la violencia de la guerra civil.

La mayoría de estos refugiados “fueron abandonados en los campos, algunos en una situación terrible. Están confinados en estos lugares. No se les permite ir más allá del norte a las demás ciudades”.

ACN explicó que el gobierno da comida a las familias refugiadas, pero las raciones mensuales solo duran dos semanas y los padres se ven obligados a conseguir comida en otro lugar.

Esta noticia se publicó originalmente en AciPrensa.

Comentarios

Comentarios