El padre Jens, en la sede de HazteOir.org /TG

Huyó de Siria ante el terror del Estado Islámico y acabó instalándose en Irak acogiendo a 200 refugiados, que como él intentaban escapar de las garras del IS. El testimonio del padre Jens Petzold es sin duda uno de las más impactantes, su lucha incansable por defender a los cristianos le ha valido un reconocimiento en los premios HazteOir 2016. 

Como superior de la comunidad monástica al-Khalil en la ciudad de  Suleymaniyah en el Kurdistán iraquí, el Padre Jens representa el cristianismo vocacional de la ayuda al necesitado quién no teme por su vida, sino que se preocupa por el que no la tiene.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Para el monje suizo, recoger este premio, según relata a Actuall es todo un halago “el trabajo de nuestra comunidad en Irak ha sido el de promover el dialogo entre los musulmanes y los cristianos y recibir este premio es una alegría, es la muestra de que lo estamos haciendo bien”.

“Nuestro trabajo se resume en cuidar de personas que han perdido su hogar”

Sin embargo, para el padre Jens la expresión ‘libertad religiosa’ le viene un poco grande. “Para mi no es que estemos luchando por la libertad religiosa como tal, me gusta más decir que nuestro trabajo se resume en cuidar de personas que han perdido su hogar, y es por ellos por lo que tenemos que seguir trabajando por la paz en Oriente Medio”, asegura.

En suleymaniye, la ciudad iraquí donde vive ahora, el Padre Jens asegura que por ahora no tienen problemas de convivencia, “en Siria la situación para los cristianos si es grave, pero en Irak por ahora los cristianos son libres”.

Y para el monje esta paz relativa que hay en Irak es una buena base para establecer un dialogo entre las religiones monoteístas.

“La experiencia que vemos en esta pequeña ciudad- suleymaniye -es un principio a cómo debería ser la relación entre cristianos y musulmanes en Oriente Medio”, afirma.

“El odio hacia los cristianos proviene de los líderes y no tanto del pueblo”

La persecución de los cristianos es una realidad en los países árabes, sin embargo para el sacerdote hay muchas ciudades donde la paz permanece. “Al igual que en  suleymaniye, en las ciudades de Dohul o Erbil a los cristianos se les tiene mucho respeto”.

Pero hay otras ciudades como Bagdad, afirma Petozl, donde los cristianos se enfrentan al miedo de ser perseguidos y expulsados. “La persecución se da sobre todo en cuestiones económicas o en la propiedad de tierras, pero la mayor parte de las veces es un odio que proviene de los líderes y no tanto del pueblo”.

A pesar de este odio, paradójicamente Bagdad tiene una larga historia de convivencia entre cristianos y musulmanes, según confirma el sacerdote.  “Si caminas por las calles y hablas con los ancianos te dirán que nunca ha habido problemas en tiempos pasados. En esta base de paz es en la que tenemos que fijarnos para establecer de nuevo una vida juntos”.

“Con un buen dialogo, cristianos y musulmanes podrían no solo vivir en la misma ciudad sino convivir como hermanos”

Un dialogo de paz sería posible, asegura Jens, si en ambas religiones se fijan en el pasado cuando podía vivir juntos en la misma ciudad; “con un buen dialogo, cristianos y musulmanes podrían no solo vivir en la misma ciudad sino convivir como hermanos”, reclama el padre Jens.

Pero Petzold es consciente de que queda mucho trabajo por hacer.

“Muchas familias cristianas en Irak y en Siria han sufrido mucho, han perdido su hogar, su dignidad, lo han perdido todo y permanecer en este país así es muy complicado, todavía hay mucho que hacer”.

Aún así se mantiene esperanzado de que el cristianismo pueda vivir libremente en Oriente Medio y tiene fe en que los cristianos no van a desaparecer. “El cristianismo siempre ha permanecido y no va a desaparecer, eso lo tengo claro”, sentencia.

Comentarios

Comentarios