Una de las imágenes publicadas en el Facebook de la Arquidiócesis de Natal / Facebook Arquidiocese de Natal
Una de las imágenes publicadas en el Facebook de la Arquidiócesis de Natal / Facebook Arquidiocese de Natal

Un grupo de desconocidos ha profanado el sagrario con la Eucaristía y ha quemado imágenes de santos sobre el altar de una capilla dedicada a San Judas Tadeo. El templo está ubicado en el municipio de São Gonçalo do Amarante, en el estado de Rio Grande do Norte (Brasil).

A través de un comunicado publicado por la Arquidiócesis de Natal en su página de Facebook, el Párroco, Filipe Anderson, expresó su tristeza por lo sucedido el pasado 23 de enero. La capilla pertenece a la Parroquia Santo Antonio do Potengi. En el comunicado se pueden ver las fotografías que muestran «varias imágenes sagradas que fueron rotas y quemadas sobre la mesa del altar».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Además, el sagrario fue profanado y la hostia grande y los fragmentos consagradas fueron tirados al suelo e incluso algunos fueron quemados«, indicó Anderson.

El objetivo de los responsables era «exactamente provocar el incendio, dejando atrás el valor material»

Por su parte, la coordinadora de la capilla, Robsônia Gomes, declaró al periódico Portal BO que los responsables de este acto vandálico rompieron la puerta lateral para entrar. Además, cree que su objetivo era «exactamente provocar el incendio, dejando atrás el valor material».

El padre Anderson manifestó su solidaridad con «todos los fieles católicos de esa comunidad que, desde el primer momento, cuando se enteraron de lo sucedido, se dirigieron hacia la capilla y expresaron su tristeza al ver que el templo dedicado a la alabanza y adoración a Dios había sido objeto de un acto criminal de tan grave profanación, de falta de respeto y de intolerancia religiosa».

También invitó a todos los fieles y a la comunidad a participar en un rito de desagravio que tendrá lugar en la capilla profanada el 12 de febrero a las 9:00 a.m.

«Que la misericordia de Dios, por la poderosa intercesión de María Santísima, nos ayude a superar este momento con fe y serenidad», concluyó.

Actualmente la policía local está investigando el caso y se ha pedido la colaboración de los vecinos para localizar a los responsables.

Publicado originalmente en ACI Prensa por María Ximena Rondón.

Comentarios

Comentarios