Hay muchas formas de ayudar a un cristiano perseguido: con recursos económicos, recogida de firmas, rezando… Pero muchas veces lo único que necesitan esas personas es sentirse conectadas con el resto de cristianos, con las personas que las apoyan, y eso se puede lograr a través de una carta gracias a la ONG Puertas Abiertas.

Para muchos, una carta se puede convertir en el mayor impulso en un momento de debilidad, en el empujón necesario para no rendirse o en el mejor ejemplo para saber que quienes sufren la persecución por su fe no están solos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Un apoyo que le vendría muy bien a Sharifa Kesvere, mujer de un pastor asesinado el pasado 24 de julio en Camerún por el grupo yihadista Boko Haram. ¿El motivo? Ser cristiano.

Mariana es una colombiana indígena que sufre la persecución por su condición de cristiana

El ataque fue tan repentino que Sharifa sólo tuvo tiempo de huir con sus ocho hijos, sin poder llevarse ninguna de sus posesiones, ni siquiera un recuerdo de su marido.

Otro caso es el de Mariana, una colombiana indígena que sufre la persecución por su condición de cristiana incluso después de ser desplazada por los líderes de su tribu indígena, los Nasa.

Mariana se negó a continuar con las tradiciones propias de su tribu, y en consecuencia fue privada de la medicina, de la escuela y finalmente de su tierra. Tanto ella como otras 42 familias fueron expulsadas y ahora tienen que ganarse la vida fuera de su tribu, es decir, en un mundo completamente desconocido para ellas.

Muchas son analfabetas, por lo que un dibujo o unas pocas palabras de un desconocido que alguien le pudiese leer pueden suponer un apoyo moral mayor que cualquier otra cosa para ellas.

Labor de la ONG Puertas Abiertas

Y precisamente para casos como estos la ONG Puertas Abiertas ofrece la posibilidad de escribir estas cartas de motivación y alentadoras a todo aquel que lo desee. 

Estamos hablando de personas inmersas en situaciones de peligro por lo que se requiere cierta precaución a la hora de enviar misivas para evitar que su recepción sea más un problema que una ayuda.

Por eso, Puertas Abiertas organiza los envíos determinando tanto el destinatario como los intervalos entre carta y carta.

Todos los que quieran participar en este proyecto, pueden hacerlo a través de este enlace. Las cartas hay que mandarlas a la sede de la ONG en España, (Apartado 107 41510 Mairena del Alcor C (SEVILLA), y ellos se encargan de remitirlas a la persona que indiques.

Es importante seguir una serie de indicaciones:

  1. Que la caligrafía sea legible; se recomienda incluso el uso de mayúsculas.
  2. El vocabulario, cuanto más sencillo mejor
  3. Evita pronunciarte sobre la situación del país: conflictos, problemas locales, etc.
  4. Recuerda: es una carta de ánimo, lo mejor es intentar ser positivo para consolar y dar esperanza.
  5. No envíes dinero ni ofrezcas ayuda.
  6. Pon tu nombre y tu país en la carta. Es mejor no dar mucha información personal (sobre todo direcciones), pero un nombre ofrece un rostro y hace el mensaje más cercano y personal.
  7. Procura ser breve y conciso, y si no sabes qué decir, la Biblia es una buena fuente de inspiración, no temas citarla.
  8. No te olvides de rezar por ellos y decírselo.

Comentarios

Comentarios