Las Hostias consagradas estaban en el Sagrario robado

Hace unos días se ha producido una nuevo ataque contra los católicos. El centro de enseñanza de Fomento Peñalba, cuya formación espiritual está encomendada al Opus Dei, ha sufrido una nueva profanación.

Unos ladrones entraron en el edificio destrozando todas las puertas que encontraron a su paso, llegaron hasta la sacristía y robaron una sola forma consagrada. Precisamente, el acceso a este espacio estaba blindado por contener la Reserva de formas consagradas cuando el colegio está cerrado.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según informa el diario Hispanidad, los responsables del centro se encontraron con una imagen desoladora y afirman que los atacantes sabían perfectamente lo que querían, echando abajo, no sólo la puerta blindada de la sacristía, sino también el sagrario.

Este es el motivo por el que se entiende que el asalto estaba preparado con antelación y de una manera minuciosa.

Sin embargo, los agentes de la Guardia Civil que acudieron al colegio se mostraron sorprendidos de que los ladrones, después de todos los destrozos, sólo se llevaron una forma consagrada. Es más, confirmaron que tuvieron en sus manos el copón y la teca, ambos de oro, y no se lo llevaron.

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios