El padre José Luis Sánchez Ruiz con el obispo de San Andrés Tuxtla, monseñor Fidencio López Plaza
El padre José Luis Sánchez Ruiz con el obispo de San Andrés Tuxtla, monseñor Fidencio López Plaza

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) dio a conocer un comunicado del obispo de San Andrés Tuxtla, monseñor Fidencio López Plaza, quien informó que el padre José Luis Sánchez Ruiz, secuestrado el 11 de noviembre, fue hallado vivo pero con signos visibles de tortura.

El padre Sánchez Ruiz tiene 54 años de edad y denunciaba en sus prédicas dominicales la situación de inseguridad que se vive actualmente en la zona. Es párroco de la iglesia de los Doce Apóstoles en la localidad de Catemaco en la diócesis de San Andrés Tuxtla, en el estado de Veracruz.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En el comunicado dado a conocer este domingo 13 de noviembre, monseñor López afirmó que “Jesucristo resucitado, el Buen Pastor, ha escuchado nuestra oración” y “nuestro hermano sacerdote José Luis Sánchez Ruiz, desaparecido en la madrugada del viernes 11 de noviembre, ha aparecido. La noticia la recibimos hace unas horas y la hemos confirmado”.

“Efectivamente, el padre José Luis Sánchez Ruiz fue abandonado con notables huellas de tortura”, precisó el prelado.

El obispo pidió respeto “ante la situación actual del padre y esperar la intervención oportuna del señor fiscal quien ha estado y seguirá estando en constante comunicación” con la diócesis de San Andrés Tuxtla.

López agradeció a las autoridades del gobierno de Veracruz por “su solicitud y su empeño en la búsqueda del padre José Luis, agradecemos la sentida solidaridad y la oración de la Conferencia del Episcopado Mexicano, y en particular a los obispos de la provincia eclesiástica de Veracruz”.

También dio gracias “a todos los fieles laicos que desde sus parroquias y animados por sus sacerdotes, han permanecido en estado de oración”.

“Gracias a Dios y gracias a todos por tantos signos, y tantos gestos de fe y de fraternidad. Que Dios les bendiga, que Dios les proteja, que Dios les dé la paz”, concluyó el obispo.

Comentarios

Comentarios