Cuatro colaboradores de la organización caritativa SOS Chrétiens d’Orient (SOS Cristianos de Oriente) desaparecieron el lunes 20 de enero de este año en Bagdad (Irak).

Benjamin Blanchard, director de SOS Chrétiens d’Orient, indicó en un comunicado que los colaboradores desaparecidos “tenían que conducir a una reunión al final de la tarde” del 20 de enero.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Después de varios intentos fallidos de contacto durante el martes, notamos su desaparición el miércoles y, por lo tanto, alertamos de inmediato a las autoridades francesas. Hoy, las autoridades francesas e iraquíes se están coordinando para investigarlos y rastrearlos”, indicó Blanchard.

“Estos colaboradores habían ido a Bagdad para llevar a cabo una serie de trámites administrativos: renovar sus visas y continuar el procedimiento de registro de la asociación con las autoridades iraquíes. También debían monitorear las operaciones de la asociación en Irak, incluida la apertura de una nueva escuela”, añadió.

Blanchard precisó en su comunicado que “por razones de seguridad y de acuerdo con las autoridades, en este momento no podemos comunicar su identidad. Estos son cuatro empleados experimentados, con buena salud y con perfecto conocimiento de las zonas de crisis”.

También indicó que hasta el momento “no hemos recibido ninguna solicitud de rescate, ni información sobre el destino de nuestros cuatro amigos y colaboradores”.

“Por supuesto, estamos en contacto cercano con sus familias. La asociación y todos nuestros equipos comparten su terrible preocupación”, dijo.

El Director de de SOS Chrétiens d’Orient subrayó que “esta misión se organizó en perfecta coordinación con las autoridades consulares francesas en Irak. Todos nuestros empleados vivían en un hotel que es uno de los establecimientos que regularmente reciben personal internacional y siguen un protocolo de seguridad adaptado a la región”.

“Estos procedimientos incluyen planes auditados regularmente por expertos independientes, capacitación del personal, monitoreo activo de seguridad y un equipo de apoyo en París que puede movilizarse en cualquier momento”.

“Nuestros procedimientos de seguridad se actualizan constantemente y se adaptarán a las nuevas amenazas”, aseguró.

Blanchard concluyó pidiendo “sus oraciones y su apoyo activo para ayudarnos a pasar esta prueba”.

* Publicado originalmente en ACI Prensa.

Comentarios

Comentarios