El viernes 29 fue “black Friday” (vienes negro), aunque por otros motivos que los comerciales: ataque terrorista en Londres y “posible” atentado en La Haya (Holanda). Pero parece que, desgraciadamente, nos estamos acostumbrando al terrorismo yihadista en Europa. Y suena duro, pero así es.

Esta vez, nadie difundió un #prayforLondon (#rezoporLondres) en las redes sociales. Y mira que muchas veces me parece que muchas reacciones son “postureo” (no postureamos tanto cuando estos atentados son fuera de Europa). Sin embargo, esta vez se ha oído muy poco del atentado en la vida ordinaria.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Quizás es que dos muertos nos parezcan poco. O que ya “convivimos” con que cualquier día un terrorista puede ponerse a acuchillar personas por la calle. Pues ni dos muertos son pocos ni podemos acostumbrarnos.

No viví los “años de plomo” de ETA, pero los españoles de aquella época, ¿ya no sentían otra muerte más? Claro que no es lo mismo cuando te pasa en casa que cuando es al vecino. No obstante, el terrorismo yihadista ataca a toda Europa, en cualquier momento, y aquí bien lo sabemos.

Por otra parte, de repente, con este nuevo atentado en Londres, ha vuelto a la memoria colectiva, al reaparecer en la televisión, Ignacio Echeverría, el héroe español del ataque terrorista de 2017. Nos habíamos olvidado de él. Nos habíamos olvidado de un joven que salvó vidas arriesgando la suya (España es campeona histórica en olvidarse de sus héroes).

Ya comenzamos el Adviento, se acerca la Navidad, y sabemos que, si estas bestias yihadistas odian el modelo de vida europeo, más odian lo que celebramos en esta fiesta. Ante estos días, no podemos vivir con miedo y menos aún cambiar nuestras prácticas habituales. Sí podemos asegurar ciertos lugares. Esta Europa cada vez más flojita no puede achantarse ante la sucesión de atentados. Pero tampoco podemos acostumbrarnos a que un terrorista apuñale a personas por la calle. Sean dos o diez.

Comentarios

Comentarios