Li Heping es uno de los abogados y activistas pro- derechos humanos arrestados en julio de 2015 / InfoCatólica
Li Heping es uno de los abogados y activistas pro derechos humanos arrestados en julio de 2015 / InfoCatólica

Un tribunal ha condenado a tres años de prisión a Li Heping, uno de los abogados y activistas de los derechos humanos arrestados en julio de 2015 durante la represión emprendida por las autoridades chinas, denominada ‘709’. La corte ha comunicado que la pena está sujeta a una prisión suspensiva de cuatro años.

Li Hepin, uno de los cuatro arrestados que aún siguen detenidos acusados de subversión del poder del Estado, en el pasado ha prestado asistencia legal a disidentes, a víctimas de desalojos forzados y a miembros de la Falun Gong, un grupo espiritual de meditación que está proscripto por Beijing, tal y como recoge InfoCatólica.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La ley prevé, que en caso de no haber delitos durante el período en suspenso, Li no debe descontar su pena, aunque haya estado detenido casi dos años. Según la declaración del tribunal de Tianjin de este viernes, al final del proceso Li había mostrado signos de arrepentimiento ante el grupo de jueces, procuradores e incluso los miembros de la defensa. Por este motivo, la corte ha afirmado que el abogado activista podría solicitar la libertad condicional.

Ni derecho a protestar ni libertad de expresión

Las autoridades judiciales afirman que desde el 2008, Li Heping en reiteradas ocasiones recurrió a internet y a entrevistas con medios extranjeros para desacreditar o atacar al gobierno chino.

Además, el abogado fue acusado de haber utilizado fondos del exterior para intervenir en casos legales de alto perfil, y de conspirar con «activistas religiosos ilegales», con el colegio de abogados y otras personas no especificadas, a fin de hacer que los ciudadanos chinos se sientan insatisfechos con las instituciones.

También le puede interesar

Ser cristiano bajo las garras del dragón comunista: así son las misas clandestinas en China

Comentarios

Comentarios