Seguidores del grupo islámico Tehrik Labaik Ya RasoolAllah durante una protesta contra Asia bibi, una mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia, en Karachi (Pakistán)
Seguidores del grupo islámico Tehrik Labaik Ya RasoolAllah en Karachi (Pakistán) / EFE

Nueve años después, Asia Bibi sigue encarcelada a la espera de que el Tribunal Supremo decida qué hacer con ella. El Tribunal Supremo no quiere entrar a valorar la ley contra la blasfemia del país, porque la presión de los fundamentalistas es muy fuerte, pero hace dos años reabrió el caso por considerar que no había pruebas contra ella.

Asia Bibi fue condenada en 2009 por beber agua de un pozo reservado para musulmanes después de un día de trabajo. El resto de mujeres, ante este hecho la animó a convertirse al Islam, a lo que ella se negó. Una la denunció ante el imán, que denunció a la mujer cristiana por supuestamente haber insultado al profeta Mahoma.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ahí empezó su periplo por cárceles y apelaciones. Una de ellas, confirmó la condena a muerte y por ello la defensa de Bibi dentro del mismo Pakistán se ha convertido para muchos en una diana en la espalda. El gobernador de la región del Punjab, Salman Taseer, musulmán, fue asesinado en 2011 por defender a Asia Bibi públicamente y criticar la ley contra la blasfemia, y también fue asesinado el ministro de Minorías, el cristiano Shahbaz Bhatti. En ambos casos los fanáticos los ejecutaron en sendos atentados. En el primero de  ellos, el ejecutor fue su propio guardaespaldas, que fue condenado a muerte y ahorcado, lo que provocó numerosos altercados por todo el país y que sea considerado un héroe por los radicales.

La ley anti blasfemia se ha convertido en Pakistán en un arma en manos de los fundamentalistas para atacar a las minorías, entre ellas los 2,5 millones de cristianos

La ley anti blasfemia se ha convertido en Pakistán en un arma en manos de los fundamentalistas para atacar a las minorías, entre ellas los 2,5 millones de cristianos del país musulmán más grande, y a los musulmanes que no comparten la visión del mundo de los fundamentalistas.

Ante la injusticia cometida, el marido de Asia Bibi escribió en 2016 al presidente del país para pedir el perdón presidencial, y pedir que fuera trasladada a Francia. Pero la presión que ejercen los fundamentalistas ha provocado silencios, pero también retrasos en los juicios o que Asia Bibi no esté presente, por ejemplo, en los juzgados, por temor a que las turbas puedan manifestarse violentamente e incluso intenten asesinarla.

«La oposición de una gran parte de la sociedad es tan grande que no creo que Bibi reciba el perdón presidencial», ha afirmado su abogado

«No creo que vaya a recibir el perdón presidencial», ha afirmado su abogado. «La oposición de una gran parte de la sociedad es tan grande que no creo que Bibi reciba el perdón presidencial. Según la constitución del país, el presidente actúa según la petición del primer ministro, y no creo que ninguno se pueda permitir hacer esa petición al presidente», ha insistido.

Según el propio abogado, varios países están dispuestos a conceder la nacionalidad a Asia Bibi, lo que le da «fuerza y le hace olvidar que lleva encarcelada más de nueve años».

En España, MasLibres.org ha colaborado de manera especial durante estos años y han permitido dar una mayor alcance internacional al caso, además de entregar donativos a la familia para poder costear la defensa de Asia Bibi ante los tribunales.

El Papa Francisco ha recibido en dos ocasiones a la familia de Asia Bibi, la última el pasado mes de febrero. En aquella ocasión, incluso el Coliseo romano encendió su iluminación de color rojo para llamar la atención internacional sobre la persecución contra los cristianos en todo el mundo.

También te puede interesar:

El Papa Francisco recibirá en audiencia privada a la familia de Asia Bibi

Comentarios

Comentarios