Un grupo de mususlmanes /Pixabay
Un grupo de mususlmanes /Pixabay

Nazir Masih, era un cristiano de 50 años, padre de cuatro hijos y sufría una discapacidad. Hace unos días fue asesinado por tres musulmanes que lo degollaron y desfiguraron su rostro.

Nazir Masih era dueño de un pequeño negocio en el sector inmobiliario y por su profesión solía trabajar con tres musulmanes: Mohammad Haider, Mohammad Nazar y Mohammad Achy Gujjar.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El 5 de abril, los tres se reunieron con Nazir Masih en su casa y con su socio Meher Din. Durante la reunión, el cristiano les exigió a los tres musulmanes que le pagaran una deuda de unas 250.000 rupias (unos 3.360 euros).

La agencia vaticana Fides ha señalado que la denuncia de la desaparición de Masih, fue presentada por uno de los hijos de la víctima. Hasta el momento, los asesinos no han sido detenidos, pero según la misma, los tres musulmanes serían los responsables.

Ese mismo día Masih fue asesinado y también, según la denuncia, los tres musulmanes habrían dado a conocer a otros su crimen afirmando: “Hemos terminado con un infiel”.

Los familiares del cristiano se han han pedido ayuda a la ONG “Lead” (Legal Evangelical Association Development), que proporciona asistencia legal gratuita a las familias cristianas que sufren injusticias.

La persecución contra los cristianos en Pakistán

En Pakistán el odio a los cristianos, que son una minoría religiosa, parece no tener límites.

En la primera semana de este año en enero un grupo de musulmanes secuestró a una joven cristiana, otro quemó una pila de biblias y libros litúrgicos en una iglesia; y en la región de Punjab quemaron una iglesia protestante.

En octubre del año pasado, una cristiana de 28 años fue quemada viva por rechazar casarse con un musulmán. La mujer no murió, pero quedó con el 80 por ciento del cuerpo afectado. En abril de 2015, un grupo de extremistas islámicos prendió fuego a un adolescente por decir “soy cristiano”. El muchacho murió después de perdonar a sus homicidas.

Pocos días antes, en marzo, dos terroristas suicidas atentaron contra dos templos cristianos en el barrio de Youhanabad en Lahore dejando un saldo de al menos 14 muertos y unos 80 heridos.

En esa oportunidad el Papa Francisco recordó que el ataque se dirigió a “iglesias cristianas. Los cristianos son perseguidos. Nuestros hermanos derraman sangre solamente porque son cristianos”.

El Domingo de Resurrección más de 70 personas murieron y otras 400 resultaron heridas luego de un atentado suicida en un parque en el que una gran cantidad de cristianos celebraban la Pascua.

Como estos, muchos otros incidentes ocurren en Pakistán, donde los cristianos son constantemente perseguidos y asesinados por extremistas musulmanes.

* Esta es una información publicada originalmente en AciPrensa

Comentarios

Comentarios