Fotos familiares que Helaneh se llevó después que el Estado Islámico entrara en su aldea. Se escondió en un cementerio para luego huir al Líbano. Foto : Blanca Ruiz

Cáritas Toledo presentó la exposición “Testimonios. Shuhud” de la fotógrafa siria Carole Alfarah, que muestra el sufrimiento de los cristianos perseguidos en Siria, Irak y Líbano.

Durante la presentación, el delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Toledo, el padre José María Cabrero, aseguró que “no podemos caer en la indiferencia de olvidarnos de los hermanos que están sufriendo tanto”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Cabrero explicó que esta exposición se enmarca dentro de una serie de iniciativas que pretende sensibilizar ante el “tremendo drama que ha supuesto que tan sólo en Irak se reduzcan de 1,5 millones de cristianos a 500 mil”.

Las fotografías de la exposición “Shuhud. Testimonios” son parte del trabajo que la fotógrafa Carole Alfarah realizó entre 2012 y 2015 en Siria y Líbano.

La exposición debe su título a que “los cristianos perseguidos en todo el mundo son testigos de las palabras de Jesús”

Según Alfarah, la exposición debe su título a que “los cristianos perseguidos en todo el mundo son testigos de las palabras de Jesús”.

“La parte de Siria muestra lugares donde los cristianos sirios fueron atacados durante el conflicto en Siria. La selección de imágenes del Líbano muestra testimonios de cristianos de Siria e Irak que fueron perseguidos por ISIS”, precisó Alfarah.

Durante la presentación de la exposición se contó con testimonios en primera persona de sirios que tuvieron que escapar del país por la guerra. Es el caso de Fadi Janawi, que lleva viviendo desde 2014 en Toledo (España) junto con su familia.

Pudieron salir de Siria gracias a la ayuda de una familia española que conocieron durante la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid (España) en el año 2011.

“Esta exposición resalta el sufrimiento de los cristianos, especialmente en Siria, pero también de los que están en campos de refugiados y desplazados en otros países”, explicó a ACI Prensa Fadi Janawi.

Además asegura que “en cada imagen, que está acompañada de una breve explicación en tres idiomas, muestra el sufrimiento de familias refugiadas cristianas, que murieron en la guerra, o fueron violadas o secuestradas”.

Otro testimonio fue el de Rima, una directora de hotel en Siria, que perdió todo por la guerra y tuvo que huir a España.

Según aseguró a ACI Prensa, a su llegada a España en el año 2015, Cáritas le ayudó mucho. “Me ofrecieron un trabajo y me ayudaron a empezar mi vida”, recuerda.

Rima: «Hace falta mucho dinero para volver a empezar, la guerra destruyó todo, pero se necesita mucho apoyo para empezar la vida de nuevo»

Rima también hizo un llamamiento para que se envíe ayuda a los sirios que se encuentran desplazados y que quieren volver a sus ciudades. “Hace falta mucho dinero para volver a empezar, la guerra destruyó todo, pero se necesita mucho apoyo para empezar la vida de nuevo y eso implica mucho dinero para reconstruir las casas, las escuelas, los hospitales”, precisó a ACI Prensa.

Desde Cáritas Diocesana de Toledo se ha ayudado con más de 50 mil euros a la construcción de una clínica en la ciudad de Alqosh (Siria).

Además, el año pasado, gracias a la colaboración de la Esclavitud de Nuestra Señora del Sagrario y diversas empresas se envió un contenedor con 12 mil kilos de ayuda humanitaria a Siria.

Historias en las fotografías

Entre las fotografías expuestas se puede ver una pequeña cruz que una mujer sostiene entre sus manos.

Se trata de una cruz de madera que esta mujer consiguió rescatar después de que su casa fuera atacada durante un bombardeo en Damasco y que siempre lleva consigo.

Cruz de madera que una refugiada siria rescató de su casa en Damasco después de que fuera bombardeada. Foto: Blanca Ruiz

Otra de las fotografías muestra a Micho, un joven cristiano sirio de 28 años que fue detenido por militares islámicos en Siria en febrero de 2013 cuando regresaba a su casa.

También fue secuestrado junto a él un amigo suyo, que sí fue asesinado. Estuvo detenido durante seis meses y pensaba que iba a morir, pero sobrevivió a la peor experiencia de su vida. “Estaba atemorizado, aterrorizado y esperaba mi muerte en cualquier momento”, relató Micho.

Después de ser sometido a un juicio musulmán, le impusieron pagar cuatro millones de libras sirias (unos 16 mil euros) si quería seguir vivo. Consiguió el dinero gracias a su familia y tuvo que abandonar Siria para sobrevivir. Actualmente Micho se encuentra en Australia a la espera de conseguir asilo político.

 

Micho, joven sirio que fue secuestrado y liberado tras pagar un rescate. Ahora vive en Australia a la espera de conseguir asilo. Foto: Blanca Ruiz.

Cuando el Daesh tomó el control de las aldeas alrededor de Tel-Tamer (Siria), Helaneh, de 67 años, huyó junto con su familia.

“A primera hora de la mañana salimos corriendo de la casa, mi esposo y yo, con nuestro hijo, y mi hija con su familia. Nos escondimos entre las tumbas de cementerio del pueblo hasta que supimos que la gente del pueblo equipaba autobuses para escapar. Los autobuses estaban llenos, pero tomamos uno. Mi nieto y mi hija perdieron el conocimiento debido a la multitud. En un momento pensé que habían muerto de asfixia”, recuerda Helaneh.

Actualmente Helaneh y su familia se encuentran en el Líbano como refugiados, después de haberlo perdido todo.

*Este artículo ha sido publicado originalmente en ACI Prensa.

Comentarios

Comentarios