El arzobispo greco-católico melquita, Mons. Jean-Clement Jeanbart, se ha referido este jueves -en el marco del el Congreso #WeAreN2016 que se celebra en la Sede de Naciones Unidas, patrocinado por la Santa Sede y organizado por CitizenGO y MasLibres.org– a los cinco años de guerra que vive Siria y que “aflige a los inocentes” y ha reclamado una estrategia “más agresiva” que garantice la paz.

Monseñor Jeanbar ha reclamado que se “restablezca la paz y una democracia pluralista que garantice a los sirios vivir como ciudadanos de plenos derechos en su país” y que la comunidad internacional garantice esta paz y seguridad. “En Siria, muchas personas siguen siendo víctimas y la comunidad internacional deberá darle mejor protección y contemplar una estrategia más agresiva”, ha declarado.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La ciudad de Alepo, la mayor de Siria y de la que monseñor Jeanbart es arzobispo, es uno de los cruentos escenarios sirios de las batallas que comenzaron tras la Primavera Árabe de 2011. Se trata de una ciudad con 7.000 años de historia y que hoy está reducida a escombros, una “zona de desastre”, ha recalcado el prelado, que ha descrito la situación de los cristianos presos, de los desplazados sin ayuda médica ni otros apoyos, de los edificios y escuelas destruidos, de la falta de suministros básicos para los ciudadanos, en definitiva “de una situación desesperada” y una “prosperidad perdida” en un país en el que se calcula que han perdido la vida más de 200.000 personas.

“La situación de la poblacion ha de ser tenida en cuenta y satisfecha. Los cristianos deben poder contar con la comunidad internacional para garantizarles protección y seguridad a largo plazo”, ha reclamado monseñor Jeanbart.

Pero no sólo afecta a los cristianos el conflicto. Innumerables personas de todos los grupos religiosos están huyendo del país. Se estima que unos cuatro millones de personas se han refugiado en Turquía y el Líbano, entre otros países vecinos. En este sentido, para el arzobispo, “es fundamental que los líderes religiosos tengan voz”.

Campaña de reconstrucción

El arzobispo ha puesto en marcha la campaña ‘Construir para continuar’ para ayudar a la reconstrucción de viviendas y ha hecho hincapié en la importancia de ofrecer un futuro digno a los sirios. En este punto, ha declarado: “El día que la comunidad internacional nos conceda la paz y estabilidad, este programa contará con voluntarios. Y si no, se habrá perdido la esperanza para los sirios”.

 

“Todo el sufrimiento que hemos aguantado, el martirio, no es tanto si se llega a lograr una sociedad libre, entre nosotros los cristianos y los musulmanes, si logramos vivir como queremos y como nuestro pensamiento nos exige”, ha declarado, soñando con la “nueva faz para el cristianismo de Oriente Medio” y agradeciendo al Papa “que ha hecho todo por conseguir que las naciones obren la paz en nuestro país”.

Por su parte, el observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, monseñor Bernadito Auza, ha clausurado la primera jornada del Congreso #WeAreN con la lectura de una carta del Santo Padre ante el padecimiento de Oriente Medio.

Siga aquí todas las noticias del congreso #WeAReN2016

Comentarios

Comentarios

Compartir
Cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en redacción de noticias, gestión de contenidos informativos, gestión de medios de comunicación, relación con periodistas y comunicación corporativa. La mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en Europa Press, donde concluyó su etapa profesional como subdirectora de Sociedad. Ha sido profesora colaboradora de la Universidad San Pablo CEU y de la Villanueva. Ha sido directora adjunta de este diario. En la actualidad, colabora con la agencia EFE y las revistas Mundo Cristiano Farmanatur y Mi Herbolario. Es licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU y colabora en varias empresas y asociaciones en Comunicación Corporativa.