Así nació del abrazo de un niño esquizofrénico la ONG española Youth WakeUp!

De una locura una noche con amigos Álvaro y Pepe llegaron a apostar todo por un proyecto de cooperación internacional. Ellos son un ejemplo de los miles de voluntarios que cada día en España y todo el mundo ofrecen parte de su tiempo, de su dinero y de su vida a ayudar a los demá.

0
119

Álvaro tiene 27 años y es arquitecto. Pepe 29 y es abogado. Y hace dos años decidieron liarse la manta a la cabeza para fundar Youth WakeUp!, una asociación española de cooperación internacional con la que tratan de hacer un mundo mejor.

Tras conocerse en un retiro católico, Álvaro y Pepe hicieron buenas migas. Una noche de  cena con amigos, sacó unos billetes de oferta a Tel Aviv y allí se fueron el primero de enero con una mochila y a conocer por su cuenta Tierra Santa.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Por medio de un sacerdote español, contactaron con un franciscano en Nazaret, donde pudieron conocer de primera mano la realidad de las comunidades cristianas.

En la gruta de San José este franciscano se dió cuenta de que aquél viaje de seis amigos era algo más. Y les puso en contacto con sus hermanos del Carmelo en otros lugares.

“Decidimos tirarnos al barro, empaparnos de todo lo que había allí. Los niños nos dieron una lección de vida muy fuerte”, reconocen

En Belén descubrieron, a través de un cooperante italiano, las zonas desconocidas de la ciudad, a donde no suelen ir los turistas: el muro de separación entre Palestina e Israel, un campo de refugiados y un hogar de acogida de niños con discapacidad.

Un abrazo que te cambia la vida

En un primer momento se sintieron un tanto impotentes, por no saber qué hacer con los niños. En concreto Álvaro cuenta cómo tuvo que afrontar la crisis de un niño esquizofrénico y descubrir que un abrazo verdadero le cambió la vida.

Millones de preguntas se agolparon en su mente. Pasaron los días y conocieron otros lugares de tierra Santa. Al llegar la madrugada del último día comprendieron que tenían que quedarse allí y un viaje de seis días se convirtió en una estancia de un mes.

“Decidimos tirarnos al barro, empaparnos de todo lo que había allí. Los niños nos dieron una lección de vida muy fuerte”, reconocen.

Y de aquel mes surgió la idea de emprender un proyecto social en el que pudieran involucrar a sus amigos de Madrid.

Compartieron su proyecto con un franciscano, que les recomendó que volvieran primero a Madrid a trabajarlo. Se dieron cuenta en esta experiencia de la suerte que habían tenido al nacer en su familia en Madrid.

Por las noches y durante los fines de semana trabajaron durante meses hasta crear Youth WakeUp!, una ONG de cooperación internacional que ayuda a jóvenes (no sólo de edad, sino también de espíritu) a formar parte de proyectos de cooperación internacional en Medio Oriente.

El último verano atendieron a 400 niños con 50 voluntarios. “Todo lo que al principio era una locura ahora se ha convertido en algo tangible que es real”, resume Álvaro.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Castellano de la Mancha, estudió Letras y Ciencias Políticas, pero se gana la vida como periodista, escritor, gastrónomo y espectador del paisaje y del paisanaje. Colaborador de Actuall.