Los nadadores José Carlos de Pablo y Ramón Callejo han conseguido llevar a cabo la meta que se habían propuesto: nadar 30 kilómetros en aguas abiertas por la costa levantina a favor del cáncer infantil. El reto se realizó los días 6, 7 y 8 de septiembre, comenzando en Santa Pola y terminando en Torrevieja.

La primera etapa se desarrolló de Santa Pola a Guardamar, fue la más dura ya que se prolongo hasta realizar 14 km de nado debido a que no había playas habitables donde pudiésemos terminar el nado, salimos agotados pero orgullosos de haber nadado es cantidad de kilómetros en un solo día.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora
El equipo del Hospital Gregorio Marañón recibiendo el cheque solidario

La segunda etapa se tuvo que modificarse, el mar estaba picado y empezar en la playa prevista ponía en peligro no solo a los nadadores sino también a los piragüistas que les acompañaban, a pesar de las complicaciones pudieron nadar los 8 kilómetros. La tercera y última etapa se comenzó el nado en alta mar gracias a Levante Boats que les acompañó y les dio seguridad en todo momento a los nadadores, a pesar de las distintas situaciones adversas (viento, mar de fondo y fuerte oleaje en algunos momentos de la travesía). pudimos nadar los últimos 8 kilómetros.

Durante estas 3 etapas los dos nadadores consiguieron llevar a cabo su compromiso de nadar los 30 kilómetros en aguas abiertas y conseguir el reto de recaudar fondos para la lucha y colaboración con la investigación del cáncer infantil en el Hospital Gregorio Marañón (Madrid) porque «cada brazada cuenta». Así el pasado 16 de octubre, el Hospital Gregorio Marañón ha recibido el cheque con los 3.000 euros recaudados a través de estas «brazadas solidarias».

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios