La Confederación Caritas ha presentado en Madrid su Informe de Economía Solidaria 2015 bajo el título Economía y Personas. Cambiando el foco, cambiamos los resultados, acompañado de un vídeo divulgativo con testimonios de participantes y responsables de sus proyectos de economía social.

De este modo, la organización católica rinde cuentas de su intensa actividad en España, desarrollada a través de las 70 Caritas Diocesanas de todo el país.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Creación de empleo: cifra récord desde 2006

Durante 2015, han participado 72.493 personas en las diferentes acciones de empleo, formación y economía social que desarrolla Caritas en todo el Estado. De ellas, 15.348 (el 21%) han conseguido acceder a un puesto de trabajo: esta tasa es la más elevada de los últimos nueve años. Del total de personas acompañadas, los servicios de orientación laboral atendieron a 53.409, mientras que los de intermediación lo hicieron con 19.485.

Asimismo, se desarrollaron 594 acciones formativas, gracias a las cuales 17.779 personas pudieron mejorar su formación laboral.

Perfil de los participantes: el 63% son mujeres

Las personas que participan en las acciones de empleo y formación de Caritas continúan siendo mayoritariamente mujeres, con un 63% del total frente a un 37% de hombres.

En cuanto a la procedencia de los participantes,el 53% son españoles mientras que el 47% son de origen extranjero

De los 34.107 inmigrantes, casi el 81% (27.559 personas) proceden de países extracomunitarios.

Por edades, crece el número de personas entre 35 y 44 años. Pero el mayor aumento se da entre los mayores de 45 años.

Si analizamos el nivel de formación, el 49% únicamente cuenta con estudios básicos (estudios primarios finalizados o sin finalizar) y sólo el 25% ha alcanzado estudios secundarios.

En 2015, el número de entidades de economía social en Caritas fue de 45, lo que indica un incremento continuo desde el año 2013, cuando eran solo 37. En el último año se crearon dentro de estas entidades 480 puestos de inserción a los que hay que sumar 605 puestos ordinarios de trabajo, que hacen un total de 1.085.

Otro de los ejes de Caritas es el comercio justo, fundamentado en el respeto a la dignidad de las personas y en unas relaciones comerciales internacionales justas y equitativas.

Caritas trabaja el comercio justo a través de su Red Interdiocesana de Comercio Justo

Actualmente, funcionan 30 tiendas y 32 puntos de venta en toda España. Son espacios solidarios donde, además de vender se favorece la sensibilización sobre las relaciones comerciales existentes y las comunidades productoras de Caritas Bangladesh, Caritas Jerusalén, Caritas Mauritania o Caritas Bolivia.

En muchas de ellas, los productos de comercio justo comparten espacio con otros artículos procedentes de la economía social, como artículos de segunda mano, reciclados, ecológicos, biológicos, agricultura local y artesanías locales o de pequeñas cooperativas del Sur. El total de ventas de productos de economía solidaria en Caritas ascendió a  1.057.425 euros.

Finanzas éticas y colaboración empresarial

Un modelo de economía solidaria necesita basarse también en un sistema financiero compatible con la ética y que no genere desigualdad, exclusión y pobreza.

Caritas apuesta así por las finanzas éticas como uno de los instrumentos con mayor capacidad de transformación de la sociedad. Las finanzas éticas garantizan a los ahorradores que su dinero se está invirtiendo en actividades y proyectos que buscan el desarrollo de las personas, la redistribución de la riqueza y la protección del medio ambiente en cualquier lugar del planeta.  Caritas participa en entidades financieras éticas y productos de inversión socialmente responsable persiguiendo tres objetivos fundamentales: Concienciar a los directivos y empresarios sobre el impacto de sus decisiones  para que estas se inspiren en los principios de la economía solidaria; sensibilizar a los grupos de interés de la empresa  sobre la realidad que viven las  personas excluidas, tanto en nuestro país como en los países más desfavorecidos, y lograr el apoyo empresarial para reforzar la acción y la gestión de Caritas.

Recursos invertidos

Todo el trabajo que Caritas realiza en el ámbito de la economía solidaria es posible gracias al apoyo de las personas que comprometen su servicio y tiempo: en 2015, fueron 3.136 voluntarios y 818 contratados.

Y en cuanto a los recursos económicos, en 2015 la Confederación Caritas invirtió 46.975.811 de euros en acciones de economía solidaria. Estos fondos proceden de aportaciones privadas, subvenciones públicas y de ingresos de la actividad de las empresas de economía social. El Informe finaliza con unas “Propuestas para contribuir a una economía más solidaria” dirigidas a todos.

Apuesta por lógicas económicas alternativas

Sebastián Mora, secretario general de Caritas Española, indica que el informe propone “una visión alternativa de la economía que quiere responder a la exhortación que nos lanzaban la primavera pasada los obispos españoles en su instrucción pastoral Iglesia, servidora de los pobres para ´reaccionar recuperando la dimensión ética de la economía, y de una ética ‘amiga’ de la persona´”.

El coordinador del Equipo de Economía Solidaria de Caritas, José Luis Pérez Larios, aseguraba por su parte que Caritas puede impulsar fórmulas alternativas de creación de empleo social de éxito, aun cuando “los datos sigan mostrando una situación de vulnerabilidad laboral que, en España, afecta a casi 4,8 millones de personas y, de manera especial, a los 2,8 millones que llevan más de un año sin trabajo”.

a acción de Caritas en el ámbito de la economía social, añadía, permite “romper la espiral del desempleo y la precariedad laboral que afecta a muchas personas, concluyendo con que «el problema no está en la crisis, sino en el modelo”.

Comentarios

Comentarios