El caso Kodi Lee: ¿Es la música un botón de oro para la discapacidad?

La participación del joven autista y ciego Kodi Lee en un programa de talentos ha arrasado en las redes sociales, con más de 28 millones de visitas en pocos días. ¿Qué papel juega la música -y más en concreto la musicoterapia- para el mundo de la discapacidad? Hablamos con los expertos.

0

Una pareja aparece por la parte derecha del escenario. Es una pareja particular. Un chico joven sostiene un bastón blanco mientras avanza con convicción del brazo de una mujer, micrófono en mano. Ella sonríe con un gesto de orgullo y nervios. Es su madre.

Los jueces de America’s Got Talent miran con expectación. Se intuye un cierto grado de incredulidad y escepticismo también. Las respuestas a las primeras preguntas de los jueces ya revelan que Kodi Lee es especial. Su madre explica que es ciego y padece un trastorno del espectro autista. Desde pequeño, la música le atre muchísimo y, como dice su madre, es “un artista”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tras un “estoy preparado” entre los aplausos del público Kodi, de la mano de su madre, avanza hacia el piano. Una vez colocado, su madre le hace algunas confidencias, seguramente palabras tranquilizadoras de aliento. El público y el jurado aguantan la respiración. Y 10 segundos de eterno silencio después, suenan las primeras notas del piano. Al poco, la voz. Y en la primera frase, comienza la explosión.

Los ojos como platos y el oído deleitándose al ritmo de A song for you de Leon Russell. Afinación, matices, falsetes, un rango de voz amplísimo, profundidad interpretativa… Kodi Lee conquista a un público que se mantiene en la más impresionante expectación, tratando de no perder el hilo de cada uno de sus giros.

Autismo España: “Actualmente no se dispone de evidencia científica sólida que apoye el uso generalizado” de la musicoterapia en personas con trastorno del espectro autista”

El auditorio se cae. Literal. Los jueces se quitan las lágrimas de los ojos. Kodi lo celebra. Su madre sale emocionada a acompañarle. Llegan los halagos de los miembros del jurado y Kodi los agradece con su tono peculiar de voz. “No olvidaré este momento en toda mi vida”, dice un emocionado Simon Cowell, el ‘risto mejide’ de los jurados de talentos en los Estados Unidos.

Kodi Lee se llevó finalmente el llamado ‘pase de oro’, un privilegio que los miembros del jurado sólo pueden utilizar una vez a lo largo del programa y que catapulta a Kodi Lee directamente a la final de la decimocuarta temporada del programa en los Estados Unidos.

El vídeo de su actuación tiene más de 28 millones de visitas en menos de dos semanas y ha dado la vuelta al mundo.

El caso de Kodi lleva a preguntarse por el beneficio específico de la música para las personas con discapacidad, si existen estudios que avalen su uso para mejorar las condiciones en especial de las personas con discapacidad o si se trata de un caso excepcional, más allá de su virtuosismo musical.

La directora técnica de la Confederación Autismo España, Ruth Vidriales, explica a Actuall que “actualmente no se dispone de evidencia científica sólida que apoye el uso generalizado” de la musicoterapia en personas con trastorno del espectro autista (TEA). “La investigación al respecto es limitada y presenta debilidades importantes, como el escaso número de participantes en los pocos estudios que están publicados o la inconsistencia en cómo se evalúan sus resultados”.

Asociación Música para el Autismo: las principales ventajas de la musicoterapia son “la relajación, pues suelen tener problemas de hiperactividad; el fomento de la interacción y la conexión con otros; y la concentración”

Sin embargo, esto no es óbice para que el uso de la música facilite “experiencias satisfactorias y motivadoras para determinadas personas con TEA”. Eso sí, subraya Vidriales, esto no equivale a afirmar que las sesiones de musicoterapia “sean efectivas para modificar sustancialmente las manifestaciones nucleares del TEA”. Tampoco que sean recomendables para todas las personas autistas.

Menos excitación y más concentración

La musicoterapia, en todo caso, es una disciplina académica que cuenta con titulación oficial, por ejemplo, en la Universidad de Berklee, en los Estados Unidos, que tiene un campus correspondiente en Valencia.

Tal vez por eso no es casualidad que en la ciudad del Turia se encuentra radicada la Asociación Música para el Autismo a cuyo presidente, Jordi Ardit, acude Actuall para recabar su parecer. Ardit considera que, más allá de las evidencias científicas reflejadas en estudios concretos, su experiencia le dice que la música, en términos generales es beneficiosa para las personas autistas.

La asociación trabaja con unas 25 personas que acuden a sesiones de musicoterapia y de música que imparten cuatro personas tituladas. De entre todas las posibilidades que abarca el espectro del  trastorno autista, en Música para el Autismo están más centrados en aquellos que tienen mayores dificultades para expresarse.

A través de juegos, dinámicas de improvisación y con la ayuda destacada de los instrumentos de percusión, Ardit explica que las principales ventajas de la musicoterapia para las personas con autismo son “la relajación, pues suelen tener problemas de hiperactividad; el fomento de la interacción y la conexión con otros; y la concentración”.  “El nivel de excitación baja, centran la mirada y mejora la comunicación”, destaca. No en vano, el compositor Karl María von Weber decía que “la música es el verdadero lenguaje universal”.

Por otro lado, estas terapias con música van acompañadas de “movimientos del cuerpo que estimulan las conexiones neuronales entre los dos hemisferios cerebrales”, explica Ardit.

El ejemplo de Antonio Belmonte

Más allá del uso de la musicoterapia como tal, la música en sí misma, entendida como su enseñanza regular (solfeo, composición, interpretación, etc) no es un camino desconocido para las personas con trastorno del espectro autista.

Para Ardit, el caso de Kodi Lee, siendo que ha causado un impacto, no es tan excepcional pues “no son raros los casos de personas diagnosticadas por ejemplo con el síndrome de Asperger que tienen oído absoluto y son verdaderos genios musicales”.

Un caso claro de este virtuosismo es el de Antonio Belmonte, que desde que le diagnosticaron autismo a los dos años y pese a su dificultad para hablar, siempre sintió inclinación hacia los instrumentos.

A los cuatro años comenzó su formación musical. Primero piano, luego guitarra, violín, contrabajo, acordeón… A los cinco años afinaba guitarras sin sonido de referencia. Así descubrieron que tiene oído absoluto, una cualidad que sólo tiene una de cada 10.000 personas. Antonio es probablemente, la única persona con esta discapacidad que ha llegado al nivel profesional en un conservatorio público en España. Junto a su padre  y su profesor de apoyo ha formado el grupo Alhambra Albacete con el que ha realizado más de 70 actuaciones por toda España en sus primeros seis años.

Según se describe en su web “Antonio elige los temas, realiza los arreglos, compone temas originales y toca varios instrumentos”. Su historia de superación quedó plasmada en el documental ‘El solista de la orquesta’.

Música, integración e innovación empresarial

La música también sirve como vehículo de integración de las personas con discapacidad y, a través de esa integración, en vehículo de innovación empresarial. Esa es la experiencia de Pedro Alfaro, de Musical Thinkers, una empresa especializada en facilitar entornos de fortalecimiento de equipos, formación y consultoría para empresas a través de la música.

Alfaro explica que han comprobado cómo en sus programas musicales para empresas, cuando se acompaña de inclusión de personas con discapacidad, la innovación de los equipos se multiplica.

“Cuando un equipo de una empresa tiene que crear una pieza musical (cosa que hacemos con frecuencia, con independencia de sus conocimientos musicales) la aportación de las personas con distintas capacidades es especialmente valiosa, ya sea por su atrevimiento, por su especial capacidad empática o por la emocionalidad creativa que transmiten”.

Comentarios

Comentarios