Atentado 11 de septiembre en Nueva York/Fuente:EFE

Dos sacerdotes que hace 16 años vivieron la tragedia ocurrida tras el ataque terrorista de Al Qaeda contra el World Trade Center de Nueva York (Estados Unidos), decidieron relatar la difícil situación que les tocó vivir.

El 11 de septiembre de 2001 dos aviones destruyeron las Torres Gemelas de Nueva York y hubo un total de 3.016 muertos y más de 6.000 heridos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En declaraciones a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI –el padre Kevin Madigan contó que en el año 2001 trabajaba como párroco de la iglesia de San Pedro, y que las Torres Gemelas estaban aproximadamente a una cuadra de distancia.

La parroquia recibía todos los días a muchos feligreses, pero después del atentado “la comunidad ya no estaba allí porque fue como perder una aldea de 40.000 personas que están al lado”.

El 11 de septiembre, el padre Madigan estaba en la calle cuando escuchó el choque del primer avión contra las torres. Recordó haberse dirigido al lugar y llevó consigo “los aceites para ungirlos a los moribundos.

El presbítero dijo que “no sabía qué estaba sucediendo” y se dio cuenta de que en la zona “muchas personas habían logrado salir con vida o estaban muertas”.

Tras la segunda explosión sintió que una rueda de avión pasó sobre su cabeza. Decidió regresar a la parroquia para evacuar a la gente y luego salir a calle. Entonces, vio que las torres se derrumbaban y se refugió en una estación de metro. 

Después, Madigan fue al hospital para hacerse un chequeo médico y, cuando regresó a la parroquia de San Pedro, vio que los bomberos habían depositado 30 cadáveres que lograron recuperar de entre los escombros.

Uno de ellos era el padre Mychal Judge, el capellán del Departamento de Bomberos de Nueva York.

El padre Christopher Keenan, un sacerdote franciscano, contó a CNA que el padre Judge era su amigo y que los frailes eran vecinos de la estación de bomberos.

Recordó que el 11 de septiembre vio el atentado terrorista en la televisión y decidió ayudar en el hospital de San Vicente, el centro de salud más cercano de la zona del desastre. Allí se encargó de llamar a los familiares de los heridos que recibieron atención médica.

Al terminar su labor el padre Keenan fue a la estación de bomberos para visitar al padre Judge y cuando llegó le “dijeron que su cadáver estaba en la parte trasera”

Al terminar su labor fue a la estación de bomberos para visitar al padre Judge, porque no tenía noticias suyas. Cuando llegó le “dijeron que su cadáver estaba en la parte trasera de la estación”. Ese día el padre Keenan rezó ante el cuerpo de su amigo.

El presbítero expresó que “el cuerpo de Mychal fue uno de los pocos que estaba intacto, reconocible y visible” ya que el resto de los cadáveres estaban “vaporizados, pulverizados y quemados”.

Keenan dijo a CNA que antes del atentado, su amigo presentía que iba a morir y que incluso le dijo: “Sabes, Chrissy, el Señor vendrá por mí”.

Contó que ese día el padre Judge se encontraba en el vestíbulo de una de las Torres Gemelas junto con un escuadrón de bomberos y dos franceses que estaban grabando un documental.

Cuando uno de los edificios se derrumbó, los escombros cayeron sobre Judge y este murió casi instantáneamente. Su cuerpo fue recuperado y depositado en la iglesia de San Pedro. Este sacerdote fue reconocido como la víctima número 0001.

Dos meses después del atentado, el padre Christopher Keenan asumió el cargo de su amigo fallecido y se unió a los bomberos en la tarea de buscar los restos de las casi 3.000 personas que murieron en el atentado.

Comentó que los bomberos tuvieron que recuperar los restos de sus 343 colegas que perecieron allí. “Siempre traes a un hermano a casa, no lo dejas en el campo de batalla”, expresó y contó que llegó a asistir a unos seis funerales por día.

“Los muchachos iban a todos los funerales, trabajaban tiempo extra buscando cadáveres y cuidaban a las familias. Yo estuve allí todos los días, las 24 horas durante 26 meses”, indicó.

También recordó que unos días después de que fuera nombrado capellán del Departamento de Bomberos de Nueva York, estos le dijeron “sabemos que eres nuestro, no te olvides que cada uno de nosotros es tuyo”.

Manifestó que durante las labores de rescate se preguntaba “¿Cómo entiendo esto como un hombre de fe? Es que era como si estuviera descendiendo al infierno y estuviera viendo la cara de Dios en la gente que se encontraba allí”.

Indicó que todo lo que podía hacer era estar allí y rezar con ellos. “Así es como lo entendí en la fe”, destacó.

Por su parte, el padre Kevin Madigan narró que tras el atentado terrorista la parroquia de San Pedro se mantuvo abierta y que él y otros sacerdotes recibían a todas las personas que buscaban consuelo.

“No había ningún manual sobre cómo lidiar con algo así”, manifestó y dijo que a muchas de las personas que atendió pastoralmente este suceso “sacudió sus fundamentos, su confianza y fe en Dios”.

*Este artículo ha sido publicado originalmente en ACI Prensa.

Comentarios

Comentarios