La educación es fundamental para acceder a mejores oportunidades de trabajo y contribuye al desarrollo de los países. En Manos Unidas creemos que la alfabetización es la principal herramienta para que las personas puedan salir de la pobreza.

“En Manos Unidas trabajamos para revertir esta situación porque no podemos resignarnos a que el analfabetismo prive a más de 750 millones de personas en todo el mundo, en su mayoría mujeres y niñas, de su derecho a un trabajo digno, a la educación superior o a ejercer sus derechos y deberes como ciudadanos”, asegura Mariana Ugarte, del departamento de América de Manos Unidas. “La falta de instrucción conduce a jóvenes y adultos a situaciones de pobreza y no les permite integrarse plenamente en sus comunidades y entornos sociales”, explica Ugarte.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según la UNESCO, muchos de los 192 millones de desempleados en todo el mundo no pueden encontrar un medio de vida digno debido a la falta de competencias básicas, entre ellas, la alfabetización.

A pesar de que la tecnología y los medios deberían favorecer el acceso a los conocimientos y a la información para todos, actualmente, casi 500 millones de mujeres y niñas continúan privadas del acceso al conocimiento y, con ello, de las oportunidades que conlleva la educación.

Casi 500 millones de mujeres y niñas continúan privadas del acceso al conocimiento

Como en tantos otros ámbitos de la vida, las mujeres constituyen el mayor porcentaje de personas sin alfabetizar. “Nuestro trabajo hace hincapié en la educación y capacitación de niñas y mujeres porque, más allá de los beneficios y oportunidades que promueve, la experiencia demuestra que la inversión en la educación de las niñas, y la consiguiente capacitación de las mujeres, se traducen directamente en una mejor nutrición, salud y rendimiento económico para sus familias, sus comunidades y, por último, para sus países. Está demostrado que es más eficaz incluso que la inversión en educación masculina”, informa Mariana Ugarte.

Décadas luchando contra la pobreza y por la educación

A lo largo de sus 60 años de historia, Manos Unidas ha podido constatar que la educación es la principal herramienta para luchar contra el hambre y salir de la pobreza. La educación de las niñas y las mujeres es uno de nuestros principales objetivos para evitar que, como denunciamos en nuestra campaña “Creemos en la igualdad y la dignidad de las personas”, en pleno siglo XXI millones de mujeres, todavía, no tengan voz, seguridad e independencia”, explica Ugarte.

Este año, se conmemora el Día Internacional de la Alfabetización bajo el lema «Alfabetización y multilingüismo” y por ello, debemos resaltar la importancia de la diversidad lingüística en el desarrollo de la educación y la alfabetización para lograr una mayor inclusión en contextos multilingüe.

Comentarios

Comentarios