La Asociación Valenciana para la Defensa de la Vida (Provida Valencia) lleva años ayudando a madres en riesgo de exclusión social. Da cobijo a madres embarazadas y las da de comer tanto a ellas como a sus bebés. Parte de su labor se podía realizar gracias a la ayuda de la Comunidad Valenciana pero desde que el PSOE y Compromís han llegado el poder les han cerrado el grupo.

Por ello, Provida Valencia se ha visto forzada a realizar una petición urgente donativos de personas que quieran ayudarles en su labor puesto que se han quedado sin fondos para ayudar a estas familias.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Mientras tanto, los motivos que utiliza la Generalidad para justificar su postura es la falta de recursos provocada por la crisis. Sin embargo, en enero de este año se descubrió que la empresa de Fco. Javier Puig, hermano del presidente de la Generalidad, el socialista Ximo Puig, recibió una subvención de 80.000 euros por parte de la administración por “promover el valenciano”, tal y como informaba ABC.

En declaraciones a Actuall.com, Laura Margalef, directora del centro de acogida de Provida Valencia, ha comentado que, actualmente, alimentan a 102 recién nacidos y a 75 madres que se encuentran en una situación de riesgo de exclusión. Hace años recibían una subvención de entre 20.000 y 30.000€. El año pasado recortaron la ayuda a la mitad y este año no han recibido nada.

Almacén de la asociación Provida / Foto: Las Provincias
Almacén de la asociación Provida / Foto: Las Provincias

Provida Valencia tiene 28 mujeres en lista de espera mientras que en la asociación siguen con la esperanza de que alguna ayuda pueda llegar desde las dependencias de la Generalidad. Desde la administración se los dice ambigüedades del tipo “ahora mismo no tenemos nada” y “avisaremos si sale algo”; sin poner una fecha de límite ni ofrecer un plan alternativo para las ayudas sociales.

Una asociación completamente voluntaria

La asociación está en su totalidad compuesta por voluntarios. No hay sueldos, el local se les ha cedido y prácticamente la totalidad de sus ingresos se destina única y exclusivamente a la alimentación de las madres y de los bebés. Margalef invita a todos los que lo deseen a ir a comprobarlo, ya que están abiertos de lunes a viernes de 10:00 a 13:00 y se puede ver con total transparencia cómo utilizan el dinero que reciben.

“Nos preocupa mucho que no podamos cumplir lo prometido”, dice Laura Margalef

Nos vamos a quedar cortos. Nos preocupa mucho que no podamos cumplir lo prometido a aquellas mujeres a las que ofrecimos ayuda”, dice Laura. Hasta ahora están sobreviviendo con las ayudas procedentes de las cuotas de los socios, que “aportan lo que buenamente pueden”.

Laura Margalef cuenta que al mes se gastan 3.000 euros en leche para poder alimentar a los bebés, ya que “la alimentación de la farmacia es muy cara”. También organizan, con la ayuda de Mercadona, iniciativas para poder conseguir potitos y cualquier cosa que pueda ayudarles en su labor.

“Ayudamos en la alimentación a las madres durante el embarazo, muchas de las cuales sufren de anemia”, cuenta Laura Margalef

“Ayudamos en la alimentación de las madres durante el embarazo, muchas de las cuales están en riesgo de exclusión y padecen de anemia. Después del nacimiento, ayudamos a aquellas madres que no pueden dar el pecho y alimentamos al bebé durante su primer año de vida”, cuenta Margalef.

Comentarios

Comentarios