Imagen de archivo de un niño recibiendo la Primera Comunión
Imagen de archivo de un niño recibiendo la Primera Comunión

Rubén tiene 9 años y vive en un pueblo de Valencia (España), es uno de los miles de niños que cada año hacen la Primera Comunión en todo el mundo, pero él tenía claro que por ese gran día tan sólo quería un regalo.

Por eso distribuyó a través de Whatsapp entre los invitados, una carta en la que explicaba, de su puño y letra, que estaba “muy contento” de compartir con todos ellos su “gran encuentro con Jesús”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Gracias a Dios, tengo todo lo necesario así que he pensado que si queríais hacerme algún regalo por este día podéis darle mucho más fruto haciendo una donación anónima para un proyecto de Manos Unidas en el que estoy colaborando”, precisaba el pequeño.

Y explicaba que el proyecto consiste en la “compra e instalación de placas solares en una casa de acogida para niñas de la India”.

A pesar de que la decisión de donar sus regalos de Comunión fue de Rubén, la idea la tuvo su madre Amparo García

Pues bien, gracias a la generosidad de este pequeño esta ONG recibió 7.075 euros.

Según explica el diario El País, a pesar de que la decisión de donar sus regalos de Comunión fue de Rubén, la idea la tuvo su madre Amparo García quien explicaba al diario que los niños reciben tantos juguetes que llega un punto en el que dejan de valorarlos.

Pero insiste en que su decisión estuvo motivada porque como católica la Primera Comunión es un “encuentro con Jesús” y recibir regalos distrae del sentido de la ceremonia.

Tan sólo tres personas insistieron en hacerle otro tipo de regalos. Pero los demás invitados accedieron a realizar una donación a esta ONG de la Iglesia católica, tal y como Rubén había pedido.

El proyecto con el que Rubén colaboró con su generosidad está en la ciudad de Guawhati (India), cerca de las fronteras de Bután y Bangaldesh.

Allí religiosas salesianas acogen a niñas que viven en la calle y que han sido víctimas de abusos y explotación.

Con el dinero que Rubén donó se podrán instalar unas placas solares para el mantenimiento térmico del centro.

Esta noticia se publicó originalmente en AciPrensa.

Comentarios

Comentarios