Etiquetas Mensajes etiquetados con "Amando de Miguel"

Amando de Miguel

Se calcula que en el año 2010 había en Europa 139 millones de personas agnósticas o ateas. La mayoría de ellas tienen un perfil en alguna o varias redes sociales. La más numerosa en Facebook, y ellos lo saben.

La manipulación del lenguaje es un arma política con la que camuflar las injusticias sociales y negar la realidad. Medios de comunicación y políticos se suman al carro de lo políticamente correcto mediante el uso de eufemismos para evitar llamar a las cosas por su nombre.

Los alumnos podrán obtener el título de la ESO con menos de un 5 de nota media y con dos asignaturas suspensas que no sean simultáneamente Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas.

Es difícil encontrar entre líderes de opinión alguno que (aún no compartiendo el mensaje de "Los ninos tienen pene..." o incluso criticando a HazteOir.org) no defienda el derecho a la libertad de expresión frente a las intenciones censoras de políticos o el lobby LGTB.

El sociólogo afirma que se casará de nuevo por la Iglesia, como hizo con su primera esposa fallecida, ya que "siempre le han dado mucha envidia los matrimonios de toda la vida".

El párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Enebral en Collado-Villaba (Madrid), Enrique Cabrera, ha sido víctima en las últimas semanas de insultos y descalificaciones por criticar las leyes de ideología de género de Cristina Cifuentes, aprobadas en la Asamblea de Madrid.

Don Quijote ha vuelto para denunciar las contradicciones de la España moderna que ni siquiera nosotros somos capaces de entender. Es la idea central de la nueva novela del sociólogo Amando de Miguel, ferviente admirador de Miguel de Cervantes y gran experto en la obra cumbre de la literatura española.

En la cafetería Van Gogh Amando de Miguel se siente como en casa, a pesar de que la suya está a decenas de kilómetros, en Collado Villalba. Este rincón de Moncloa es para él algo así como la prolongación del cuarto de estar. Además le gusta este café porque está lleno de libros, aunque no necesariam...