Etiquetas Mensajes etiquetados con "Cristina Cifuentes"

Cristina Cifuentes

Las asociaciones feministas volverán a las calles el próximo 16 de mayo con las 'cebollas de Egipto' en el punto de mira. Quieren gritar para que los 200 millones de presupuesto destinados a combatir las violencia de género, les llenen las alforjas, y no queden en el olvido.

La izquierda sigue con su campaña de recuperar en la calle los votos perdidos. Primero, con los jubilados y las feministas; ahora, contra el tribunal que ha condenado a la Manada. Lo peligroso es la participación del PP y otros partidos burgueses en el linchamiento. El objetivo de todos ellos es controlar a los jueces.

Ya está. Cifuentes se ha ido. Ya pasó. ¿Y ahora qué? Mucho me temo que hoy habrá muchos madrileños a los que la respuesta a esta pregunta les importe bien poco, hartos ya del culebrón de Cifuentes, otro más en la Comunidad de Madrid.

Dentro de los partidos no hay compañeros, sino enemigos. Pero en el PP las luchas internas están siendo tan estúpidas y despiadadas que ya uno se pregunta si se busca su destrucción para permitir que otro partido se haga con el extremo centro.

Cifuentes contra Espe, Espe contra Cifuentes, Margallo contra Soraya, todos contra Montoro. ¿Unidad? Con todo este espectáculo, no es extraño que las encuestas den como vencedor indiscutible a Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, quedando el PP en tercera posición.

El hurto de dos cremas en un súper de Vallecas ha precipitado la dimisión de Cristina Cifuentes cuyo futuro político ya venía tambaleándose en las últimas semanas a causa del famoso Máster.

No parece descabellado plantearse si una solución para salir de este bloqueo no sería convocar a los españoles a las urnas en unas elecciones generales adelantadas.

En política, como en todo en la vida, hay que ser humilde para reconocer que no eres perfecto, que te pueden criticar sin que eso signifique que hay un complot contra ti.

Merecemos políticos que nos mienten, porque les suplicamos que nos mientan, les imploramos que nos engañen, les premiamos con nuestro voto cuando lo hacen y les castigamos sin él cuando alguno, por inadvertencia o despiste, nos dice una verdad