Etiquetas Mensajes etiquetados con "Demografía"

Demografía

Construir una familia, tener hijos y renunciar al trabajo para poder atender al hogar y a los hijos parece cosa del pasado. No se puede permitir que esto pase. Obligar a renunciar al trabajo profesional es un pecado grave que no se puede permitir en estos tiempos.

Según Eurostat, cerca de la mitad (42,6%) de los nacimientos en Europa ya se producen en situaciones diferentes a la del matrimonio entre sus progenitores. Entre 2000 y 2016 el número de personas que han nacido fuera del matrimonio ha aumentado a un ritmo del 1% anual, hasta el 15%.

El problema más grave no es que Sánchez no tenga una política de inmigración -que conjugue la ayuda humanitaria con la seguridad-, lo más grave es que no tiene un proyecto de España. Y por eso permite las nuevas invasiones.

El PNV ha gobernado su paisito desde 1980: enchufes, negocios, concierto económico, ikastolas, fiestas… Y cada vez hay menos vascos y encima más viejos. El tiempo va a solucionar el ‘problema vasco’, literalmente. Con el cartel de cerrado por defunción.

El establishment europeo-occidental intuye que en la Europa danubiana está tomando forma un modelo alternativo; de ahí la virulencia de su reacción

España tiene un problema de natalidad desde hace años, pero este asunto no despierta mucha inquietud en la sociedad. Hasta ahora ni siquiera los políticos prestaban atención a la tasa de natalidad que en la actualidad se sitúa en 1,3 hijos por mujer, aunque parece que esta tendencia empieza a cambiar. 

La ventaja demográfica del cristianismo primitivo –que terminaría convirtiéndolo en religión mayoritaria en el siglo IV- parece haber estado también muy relacionada con su ética sexual-familiar y con el estatus de la mujer.

El especialista del Registro Demográfico de Puerto Rico, José López Rodríguez, alertó que por segundo año consecutivo la isla tiene más muertos que nacidos.

Paul Ryan, que tiene tres hijos subraya el peligro que supone el aumento de un 90% de los jubilados en los Estados Unidos sin relevo. En comparación la fuerza de trabajo en los EE.UU. sólo ha aumentado un 19 por ciento, por lo que el reto económico está servido.