Etiquetas Mensajes etiquetados con "invierno demográfico"

invierno demográfico

Orbán entiende cuál es el verdadero desafío, tan sencillo como saber contar: Europa se muere, y de la manera más tonta, por suicidio demográfico. La tasa de fertilidad europea sigue descendiendo. En 2017 nacieron en la Unión Europea 5,1 millones de niños, 90.000 menos que el año anterior.

Lo que cuenta, pues, no son los límites físicos del planeta, sino las personas que lo habitan y su capacidad para experimentar y reimaginar los usos de los recursos. Y esto no es una teoría, sino lo que ha ocurrido ante nuestros ojos desde que medimos estas variables.

One of Us diagnostica que "si Europa se muere, será de infidelidad a sí misma" y frente a este peligro se conjura para un combate cultural necesario. "Europa debe recuperar la senda de la superioridad de lo espiritual sobre lo material" y "abandonar el camino del falso igualitarismo y del relativismo".

No hay apenas noticia más importante que esta. Estamos hablando, como digo, de la extinción, de un fenómeno gravísimo, muy difícil de revertir, que agrava todos los problemas. No hay magnitud, no hay dato más alarmante, ni el PIB, ni la inflación, ni la criminalidad ni ninguna otra.

En España las políticas demográficas favorables son prácticamente inexistentes y, por supuesto, no están dirigidas a la generalidad de la población, sino sólo a unos pocos. ¿Cómo exigir semejante cosa a una clase política que rechaza o tergiversa el concepto mismo de familia, de maternidad, de dignidad humana...?

¡Buenos días, actuallers! El problema demográfico de Europa aparece en todas las estadísticas sobre población. En España, acaba de publicarse que el número de nacimientos descendió un 5,8 %  y el número de decesos aumentó un 2,1 % durante el primer semestre de 2018. En números absolutos, signific...

En el primer semestre de 2018 hubo un 5,8% menos de nacimientos y un 2,1% más de muertes, lo que supone una caída de 46.590 españoles menos. La Rioja, Extremadura y Cantabria es donde nacen menos niños y Canarias, Andalucía y Cantabria donde más personas mueren.

¡Avisamos! Que estamos empujando la piedra sin parar. Que nuestros brazos se están haciendo fuertes, aunque la piedra no se mueva. Porque no es la piedra la que se tiene que mover. Solo nos sirve para hacernos más fuertes.

Las más jóvenes empiezan a rechazar la maternidad. Entre menores de 25 años, es un 27% el que dice no querer tener ningún hijo. Las nuevas generaciones pasan de tener hijos, de complicarse la vida e hipotecar su libertad. Me parece sobrecogedor.