Etiquetas Mensajes etiquetados con "Muerte digna"

Muerte digna

Desde luego que deseo tener una muerte digna, actualler, ¿y quién no? ¡No te asustes, antes de que decidas darme un portazo en la cara por decirte esto…. mira que vengo con un rico desayuno: pastel de trapos viejos… ¡con mucha miel! Pastel de trapos viejos La verdad es que estoy harta de l...

Hay una moral expeditiva, espartana, que encuentra en la muerte una solución eficaz para cosas que no queremos. Si nos quita los impuestos por nuestro bien, ¿qué otras cosas no estará dispuesto a hacer por nosotros? Por el momento, voluntaria y eficazmente, nos ofrece la muerte.

Una niña de 17 años pidió la eutanasia en Holanda y se la concedieron el pasado domingo. Pidió morir porque no aguantaba más su sufrimiento psíquico. La joven holandesa Noa Pothoven había sufrido abusos a los 11 y a los 12 años y fue agredida sexualmente por dos hombres a los 14.

Lo que está en juego no es sólo un problema jurídico, es también un problema cultural: el problema del puesto de la fragilidad humana extrema en nuestra civilización. Si se legaliza la eutanasia, la situación de los enfermos dejará de ser la consecuencia normal de la frágil condición humana.

El Consejo Andaluz de Colegios de Médicos sostiene que su objetivo es informar a la sociedad "sobre lo que verdaderamente es la eutanasia". El Consejo de Médicos ha puesto el énfasis en la importancia de unos cuidados paliativos que proporcionan el confort y bienestar al paciente.

100 juristas franceses recordaron que Lambert no es un tratamiento: lo que van a hacer es dejar de alimentarlo e hidratarlo para que muera de hambre y sed. "En la Francia de 2019 nadie debe morir de hambre y sed. Si lo desean, únanse a mí", reclama la madre de Vincent, Vivianne.

Bélgica y Holanda legalizaron la eutanasia en 2002. Hemos asistido como espectadores a su legalización y a los efectos que se han producido. La eutanasia trata el valor de la vida como algo cada vez más arbitrario y abre el camino a prácticas hasta hace poco limitadas a las novelas distópicas.

Un anciano mata a su mujer y luego se suicida. “Otro asesinato machista”, proclaman las tertulias y las ministras. A no ser que el asesino, en vez de suicidarse, llame a La Sexta para decir que se ha limitado a aplicar la eutanasia a su doliente esposa. Entonces, pasará de ‘feminicida’ a héroe progresista.

El grado de cinismo alcanza cotas insuperables al llamar a la eutanasia o al suicidio asistido “muerte digna”. Si una persona está sufriendo, física y/o emocionalmente, lo que habrá que hacer es paliar esos sufrimientos, en lugar de despacharla con un brebaje mortífero.