Etiquetas Mensajes etiquetados con "Persecución religiosa"

Persecución religiosa

Otras ocho personas han resultado heridas después de que cuatro encapuchados en motos dispararan indiscriminadamente en un barrio cristiano. El pasado 2 de abril otras cuatro personas, miembros de una familia cristiana, murieron de la misma manera.

Un grupo de hindúes dejó sin sentido al padre y a una hija de 12 años después de la paliza. La excusa para la agresión fue la intención de la familia de enterrar en su propiedad los restos mortales de una hija de dos años que había fallecido hacía unos días. 

El lugar elegido fue la iglesia de San Pablo, aún en escombros y a cuya limpieza ayudaron jóvenes musulmanes. Estuvieron presentes las 60 primeras familias cristianas que han regresado a la ciudad.

Cientos de creyentes dejaron heridos a los cristianos que había dentro de la iglesia y destruyeron todo el inmobiliario. Los atacantes exigían la demolición del templo. Lleva funcionando 15 años de manera ilegal por las trabas de las autoridades para la construcción de una iglesia.

De todo esto, y muchas “pequeñas” grandes historias nos habla Lenotre, un autor felizmente rescatado por Ediciones More, en una cuidada edición de “El París de la Revolución”.

Los detenidos fueron sorprendidos por los polícías cuando paseaban por la calle entonando canciones de Navidad. Han sido acusados de proselitismo y de actividades que incurrían en un delito de incitación a la conversión.

El país asiático de mayoría hindú es conocido por los numerosos ataques por parte de nacionalistas contra los cristianos. Los católicos son apenas 20 millones entre los 1.300 millones de indios.

Los seguidores de un partido islámico radical han tomado algunas calles de Islamabad, Lahore o Rawalpindi, lo que ha obligado a los católicos a suspender algunas procesiones con motivo de la fiesta de Cristo Rey para evitar altercados.

El Papa Francisco criticó duramente las “colonizaciones culturales e ideológicas” que pretenden cancelar las diferencias y hacer todo igual, provocando la persecución de los creyentes, afirmando incluso que son una "blasfemia contra Dios".